Cuatro veteranas pastelerías de la provincia preparan un fin de semana dedicado al dulce antiguo que este año traerá añejas novedades, como un dulce de cuando los árabes o la exhibición de envoltorios originales de los años 60.

 

Cuatro veteranas pastelerías de la provincia, La Rosa de Oro de Jerez, Tres Martínez de Barbate, Casa Guerrero de Sanlúcar y La Tarifeña de Tarifa, todas pertenecientes al grupo Pasteler@s Cádiz participarán este fin de semana (del 12 al 14 de marzo de 2021) en la quinta edición de las jornadas de los dulces antiguos.

La Rosa de Oro se fundó en 1928. No es la más antigua de las cuatro, pero sí la que trae en esta ocasión el dulce más veterano de todos: las almojábanas, un dulce de origen árabe elaborado con queso de cabra y miel. Es el que aparece en la imagen superior, cedida por el establecimiento. Con motivo de la vuelta de esta elaboración a las vitrinas,  el arabista jerezano Miguel Ángel Borrego intervendrá en las redes sociales del establecimiento para hablar de su historia.

Habrá un fondo para que los clientes se hagan fotos.

La receta llegó a la Rosa de Oro este verano vía Museo Arquológico de Jerez, que la compartió. Ya la hicieron entonces, y un dulce con tanta historia no podía faltar este fin de semana. Como tampoco podría prescindir de otros con tanta solera como las planchas de tres almendras o las carmelas.

Además, el establecimiento estará ambientado e incluso habrá un fondo -un photocall- para que los clientes que quieran se hagan fotos.

La cita quiere ser también una reflexión sobre la evolución de la pastelería, en palabras de Daniel Jiménez de La Rosa de Oro. Esta era una iniciativa que La Rosa de Oro  había desarrollado en solitario durante los tres primeros años y que desde el 2020 se ha extendido a los otros tres históricos establecimientos de la provincia.

De ellos, el más antiguo es Tres Martínez de Barbate, que comenzó a funcionar en 1886. Según explica Pepi Martínez, tendrán roscos de viento, bizcotelas, milindricos, medias lunas de bizcochos, piononos o los riñones de chocolate que elaboraba su padre. Son dulces que este establecimiento ofrece de vez en cuando, y que ahora serán protagonistas en las vitrinas junto con otros «de toda la vida» que se suelen encontrar habitualmente en la pastelería de Barbate: amarguillos, merengues cocidos, sultanas, delicias de almendras…

Casa Guerrero abrió sus puertas en el 47 en Sanlúcar. Allí habrá bollos sanluqueños y las tortas bizcochadas, y como novedad, este año se podrán ver los envoltorios de los años 60, originales, que han hallado recientemente y que formarán parte de la ambientación de la tienda durante el fin de semana, explica Inmaculada Nieto.

Por último, La Tarifeña de Tarifa, fundada en el 56, retomará recetas de posguerra como el pastel Sábado, un auténtico quitahambre. Se trata de un dulce que quedó en el olvido cuando la gente empezó a buscar recetas menos contundentes, pero que se hacían en la pastelería al principio de su historia. Explica José Bernal que también habrá merengues, surtidos de hojaldre, o los petisú rellenos de chantilly.

…Y además

Aquí algunas historias de dulces antiguos de la provincia:

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome