La Cabra Loca ya está funcionando en Hospital de Mujeres tras una inauguración en la que no faltó ni un violonchelista ni las alusiones carnavaleras.

 

La acera de la izquierda de Hospital de Mujeres, según se va yendo hacia el Mercado, estaba llena de gente a la espera. Los del Freidor Europa se asomaron para ver el barullo. Uno exclamó: «¿Ahí dan queso o algo?». El aludido, José Gago, que estaba llamando a alguien, se da la vuelta, señala calle abajo y responde del tirón: «En la tienda de la esquina ¿No te lo han dicho?». Pero allí sí que hubo queso… Mucho queso, en taquitos y en un cucurucho.

José Gago, con un cartucho de queso. Foto de Cosasdecomé

El sábado 1 de junio, José Gago inauguraba La Cabra Loca en el número 39 de la céntrica calle Hospital de Mujeres, a poca distancia del Mercado Central. Tras reunir a su familia en la puerta, aún cerrada, se dirigió a la concurrencia y amenazó con cantar varios pasodobles y cuplés, precisamente en una calle donde resuenan las voces de las ilegales cada Carnaval… Pero en lugar de eso, abrió a todos los presentes las puertas del establecimiento, de su casa, según dijo, en un momento «muy grande» para él.

El interior del establecimiento. Foto de Cosasdecomé.

La Cabra Loca es una tienda gourmet, el resultado de veinte años de experiencia de su propietario trabajando con quesos (tienes más detalles aquí).  «Quiero trasladar a la gente mi pasión por los quesos y la charcutería», explicaba minutos después de la inauguración. Y mostraba su satisfacción por traer a ese rinconcito de Cádiz piezas queseras de categoría.

La parte quesera. Foto de Cosasdecome

Emilio Santander ha conseguido hacer milagros con el reducido espacio del local, que parece ahora más grande que cuando estaba vacío. El escenógrafo, acostumbrado a trabajar a la vista del Paraíso teatral, ha dado ambiente a otro pequeño paraíso para queseros y aficionados a jamones, paletillas y embutidos de los buenos. Dos apetitosas vitrinas, bajo dos toldos, destacan en el interior de la tienda. La de la derecha es la de los quesos, elaborados por pequeños productores y que provienen de todas las denominaciones de origen españolas y también de otros países. La de la izquierda es la reservada para los embutidos de Huelva, Extremadura y Salamanca. Al fondo cuelgan los jamones. En las estanterías que recubren las paredes están los vinos, del Marco de Jerez y de la Tierra de Cádiz, y complementos para los quesos, como unas tostadas especiales pensadas para maridar con diferentes tipos de queso, o el pan que traen cada día de Alcalá de los Gazules.

El violonchelista en la inauguración. Foto de Cosadecomé.

Las luces ocultas bajos los toldos -rojas para los embutidos, amarillas para los quesos- contribuyen a hacer resaltar los productos. El suelo, cubierto de césped, hace más agradable los pasos a los clientes para que se sientan cómodos, explica Santander.

Así es la tienda que descubrió el público reunido en Hospital de Mujeres, con la sorpresa de que, en el interior de la pequeña tienda también había un músico tocando un violonchelo. Además, fueron los primeros en probar los quesos que se despachan en La Cabra Loca, porque Gago repartió un cartucho con un surtido de ellos, una muestra de la enorme variedad quesera que contiene la tienda.

Horario, dirección y más datos del establecimiento aquí.

 

https://carnicaselalcazar.es/es/?utm_source=blog&utm_medium=Gif&utm_campaign=Verano&utm_id=CosasdeCome