El cocinero Paco Terrero abre un negocio propio de cocina innovadora en pleno centro de San Fernando, en la esquina de la calle Real con San Nicolás.

 

Su nombre es Manducar y está situado en pleno centro de San Fernando, en la esquina de las calles San Nicolás y Real. Es un local pequeño, pero que ha supuesto la vuelta del cocinero Paco Terrero a su ciudad natal, y con un negocio propio.

Silvia Fernández y Terrero abrieron el nuevo establecimiento a finales de junio en una calle que el cocinero conocía muy bien porque ya tuvo ocasión de trabajar allí. Desde hace años,  está en Chiclana, sumando a su curriculum hoteles de lujo (el Meliá 5 Estrellas Gran Lujo de Chiclana, entre otros) y los premios conseguidos en la Ruta de la Tapa y en la de la Maritata durante cuatro años consecutivos en La Tapería del Río. En los últimos años, también ha asesorado a un restaurante español en Holanda.

Lasaña de marisco. Fotos cedidas.

El establecimiento, pequeño pero muy bien ubicado, sirve desayunos, almuerzos y -cuando se pueda-, cenas. Es un gastrobar que ofrece principalmente tapas y medias raciones con recetas creativas y cocina de mercado, por lo que abundan las sugerencias del día. En la carta se nota la predilección por los pescados y explican que la idea es dar protagonismo a los productos andaluces: de hecho, hasta la cerveza de grifo es la malagueña La Victoria.

La carta comienza con platos como la Ensaladilla de cristal, que es una ensaladilla de aguacate, aceitunas negras y gambas de cristal fritas con toques picantes, y continúa con un Taco mexicano o un Rollito de Salmón relleno de tartar de atún. Le siguen platos como la Torrija de foie con crema de manzana y jamón ibérico o un Crujiente de langostinos con salsa agridulce picante, entre otros. La cosa continúa con lomo de atún (a la plancha con salmorejo y cebolla caramelizada, o en salsa de puerro y nueces), Solomillo en salsa mozárabe, Presa ibérica en salsa de mostaza de hierbas, Morcilla de Burgos a la plancha con crema de piquillo y una selección de platos de ostras: con Bloody Mary, al natural, fritas, y fritas con escabeche con crema de guisante y nata batida de caviar. También hay carnes (incluida una parrillada) y tostas… la verdad es que hay donde elegir.

Tartar de gamba blanca y encurtidos.

En el local se está, explica Silvia, en familia: en el interior hay barra, cuatro mesas bajas y dos altas, aunque cuentan con un terraza donde caben doce mesas bajas y otras dos altas.

Más información sobre el establecimiento, aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome