El sistema, bautizado como Llevapaella, es utilizado ya por restaurantes, se exporta y se utilizará en el Concurso Internacional de Paella Valenciana de Sueca.

 

Mis Paellas una arrocería situada en la zona de La Barrosa, en Chiclana, que los clientes pueden recoger para llevarla  a sus domicilios desde hace ya años. Al frente está Rafael Rodríguez, que explica que estuvieron preservándolas para su transporte con papel de aluminio o con cajas que había que montar, las únicas opciones que daba el mercado. El tiempo que se empleaba en montar las cajas y la acumulación de vapor, que hacía que el arroz siguiera cocinándose, eran los grandes inconvenientes de estos sistema. Así que Rafael decidió inventar el papel de periódico del siglo XXI, como él mismo lo denomina: un sistema para transportar la paella a buen recaudo sin que el arroz se reblandezca, sin que se ensucie nada y sin necesidad de armar embalajes.

Este es el origen de Llevapaella, una tapa de cartón fácil y rápida de usar, que se ajusta a bastante tamaños de paellas (aunque también hay tallas), personalizable y que cuenta con unos alveolos para dejar salir el vapor y unos salientes que se pueden usar como guantes para no quemarse con las asas. El invento está patentado oficialmente desde 2021 y se fabrica en Valencina de la Concepción, en Sevilla, en la empresa Copack. Actualmente venden 60.000 unidades al año y exportan a países como Inglaterra, Suiza o Portugal. Restaurantes como El Faro de El Puerto o Arrozante ya utilizan esta práctica tapa. En la 62 edición del prestigioso Concurso Internacional de Paella Valenciana de Sueca (Valencia), que se celebra el próximo 10 de septiembre, contarán con esta tapa.

La tapa. Fotos cedidas.

Con ella, explica su inventor, las paellas se conservan sin problemas durante media hora o incluso tres cuartos de hora. Rodríguez destaca su sencillez y sus ventajas: se puede acompañar de una base que permite utilizarlo como caja además de como tapa. Así se evitan manchas cuando la paella se ha hecho al carbón o a la leña. Además, cada talla se adapta a varios tamaños (hay soluciones para paellas desde 22 centímetros de diámetro) y es fácil de almacenar con un sencillo soporte en la pared. Se vende en cajas de 50 unidades salvo para las tapas XXL (a partir de 90 centímetros de paella), que van en lotes de 25. Comprando 300 tapas, estas se pueden personalizar (por ejemplo, con el nombre del restaurante) sin coste añadido.

Este es un vídeo realizado por la empresa en el que se puede ver cómo se utilizan las tapas y sus características de forma más detallada:

En la página web de Llevapaella se pueden ver más detalles e incluso adquirir las tapas. Este es el enlace.

Y además…

La gran guía del arroz de Cádiz (documento en continua revisión)