El establecimiento ofrecerá una carta para todos los públicos y reforzará su condición de terraza con vistas al mar

 

Tiburón tiene previsto abrir sus puertas mañana miércoles frente a la playa tras finalizar sus obras de adaptación del local que ocupaba Barra Siete, del grupo El Faro.

La figura de un tiburón, el emblema del local, ocupa ya la fachada principal del establecimiento, sobre un fondo de escamas de pescado. La idea es ofrecer una carta variada, de estilo mediterránea y «apta para todos los públicos, además de aprovechar nuestra cercanía con el mar. El establecimiento tiene unas vistas impresionantes, es muy agradable y con la remodelación hemos querido reforzar esta idea de terraza donde comer bien servidos y en un ambiente agradable, donde disfrutar de la brisa del mar», señalan desde el establecimiento.

El local alterna toques marineros, como las escamas que decoran toda la parte inferior de la barra o las lámparas que recuerdan a faroles de barcos con cierto aire tropical con las paredes pintadas con motivos florales o las plantas que decoran la estancia o incluso las mesas. Los cristales de las paredes que dan al paseo marítimo son movibles para que cuando haga buen tiempo se puedan abrir y la terraza se ha ampliado hasta tener una capacidad máxima de unas 80 personas a las que hay  que sumar otras 50 del salón interior.

Detalle del interior de Tiburon. Foto: Cosasdecome

En la zona más cercana a la playa hay mesas altas, mientras que en otro ala y en la terraza son bajas. La carta será igual para todo el espacio y también para la barra donde se han colocado bancos altos, muy vistosos, cubiertos con una especie de terciopelo verde. No será, por tanto, una barra «de codo» de las de bulla, sino un espacio para comer tranquilamente.  La idea es también aprovechar «la sobremesa» y servir copas y cócteles, tanto después de los almuerzos como de las cenas.

La zona que da a la playa cuenta con grandes ventanales que se pueden retirar si el tiempo acompaña. Foto: Cosasdecome

El proyecto lo pone en marcha el grupo Tiburón, un grupo inversor con origen en Madrid, con una amplia experiencia en hostelería pero que decidió el año pasado traspasar su «cuartel general» a la provincia de Cádiz «porque nos gusta mucho vivir aquí, porque creemos en esta tierra y porque hay posibilidades de invertir en lo que nos gusta, locales con personalidad en los que poder desarrollar una oferta diferente, basada en la buena materia prima».

El que pronuncia estas palabras es Rafael Pérez, el director general de esta empresa que ya cuenta con otro local, con la misma enseña, Tiburón, que pusieron en marcha el pasado verano en la urbanización de Roche, en la avenida de Bélgica y donde les ha ido la cosa bien. De hecho este año ampliarán su oferta con dos nuevos establecimientos situados junto a él, Anguila, un espacio especializado en platos con pescado crudo como el tartar o los ceviches acompañados con cocteles, y Salmonete, una freiduría de pescado. A su apuesta por Cádiz suman Barracuda, otro local que ponen en marcha en Sancti Petri, en el centro comercial de esta urbanización chiclanera y que girará en torno a la tan de moda cocina callejera que compartirá con cócteles y copas.

Rafael Pérez a la entrada del nuevo establecimiento. Foto: Cosasdecome

De todos modos el proyecto que les trae ahora más ilusinados es «lo que vamos a abrir en la ciudad de Cádiz. Para nosotros es un reto abrir aquí y en un local tan emblemático como Barra Siete, donde sabemos que el público nos exigirá mucho».

Para ponerlo en Marcha, Pérez se ha rodeado de un equipo de profesionales que comandan, en la cocina, Angel Delgado, un cocinero bastante conocido en Chiclana y que ha trabajado en espacios como la Venta Los Cazadores. mientras que en los comedores el responsable es David Romero Pecho que ya trabajó en el grupo El Faro y también con el cocinero sanluqueño Jose Calleja en Surtopía de Madrid, uno de los locales de más prestigio de cocina gaditana en la capital.

La carta de Tiburón es amplia (se puede ver completa al final del artículo) y hay tapas y raciones. Se abre con un apartado de entrantes y ensaladas donde hay clásicos como la ensaladilla, en dos versiones, el gazpacho, salmorejo, papas alioli o aliñás y también algunas propustas menos habituales como una ensalada de pimientos rojos con mojama y camarones o unos boquerones en vinagre acompañados con patatas fritas.

Desde el establecimiento señalan que «la apuesta es por materia prima de calidad y de cercanía. Tenemos muy buenos productos aqui y vamos a aprovecharlos». En este sentido anuncian unos tomates aliñados u otros con ventresca de atún. Traerán anchoas del Norte y jamón ibérico de Salamanca y no faltarán tampoco los calamares de potera.

Este mismo espíritu de gustar a todos se ve en el apartado de raciones donde hay desde una parrillada de verduras o unos huevos rotos con atún rojo o con jamón hasta unas alcachofas rebozadas rellenas de foie de pato o unas almejas a la marinera.

En el apartado de tostas se incluyen hasta 8 variedades, entre las que no faltarán una de anchoas y boquerones en vinagre con alboronía, un homenaje al grupo El Faro, que gestionaba con anterioridad el local.

El pescado que se ofrezca dependerá del mercado aunque siempre intentarán contar con atún rojo de almadraba. No faltarán guisos como la carne al toro o la carrillada y algunas frituras como el cazón o los boquerones en adobo. Hay también un apartado dedicado a comida para niños y los postres son caseros, realizados por el propio grupo Tiburón.

Vista exterior de Tiburón. Foto: Cosasdecome

El coste medio de una comida creen que estará en torno a los 20 o 25 euros. En la carta de vinos destacan que «queremos también que sea variada y para todos los públicos siguiendo la misma línea del local».

Horarios, localización, teléfono y más datos actualizados de Tiburón, aquí.

Aquí la carta completa de Tiburón actualizada a 9 de junio de 2020.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano