El restaurante Souk de Tarifa ofrece una singular manera de probar la cocina marroquí a base de tapas. El establecimiento cumple 20 años

 

Cuenta Claudia Brosthwitz, la gerente de Souk, que en la cultura árabe también se come de tapas y es a través del «meze», unos aperitivos que se sirven antes del plato principal. De hecho en su restaurante, fundado hace ya 20 años, se ofrecía un meze vegetal y otro a base de carnes.

Sin embargo, hace unos cinco años se atrevieron a dar un paso más y es ofrecer los platos de estos meze y algunos más por separado como si fueran tapas al estilo español y la experiencia ha sido todo un éxito.

El establecimiento ofrece una veintena de tapas árabes y asiáticas. El precio de la mayoría de ellas es de 2.5 euros. De todos modos lo habitual en el establecimiento no es comer de tapas tal como lo entendemos en el sur sino pedir unas cuantas tapas para compartir, que se sirven todas juntas y luego un plato principal.

Las tapas van de el humus, la crema realizada con base de garbanzos a los pinchitos morunos de cordero, condimentados, por cierto, con mucho gusto. Hay también crema de queso libanés, ensalada de zanahorias, briouats (una especie de empanadillas con cobertura de pasta crujiente y fina), un curioso salmorejo de tomate y mango o unos pinchitos de pollo.

La pastela, una de las especialidades de Souk. Foto: Cosasdecome

Es la propia Claudia la que se encarga de la cocina, aunque ella se ocupa más de los postres y la cocina oriental, mientras que la otra cocinera Hanan Arbaghan, nacida en Tetuán (Marruecos) y que lleva ya 15 años en la casa, se ocupa de las especialidades árabes.

El local tiene mucha personalidad. Está en una zona residencial, cerca de la playa. La decoración, realizada por la propia Claudia, está muy cuidada con motivos árabes y orientales. Las mesas y las sillas son bajas, aunque hay una mesa de altura normal para personas que no se sientan cómodas en las otras mesas.

Sólo abren para cenas y el local tiene un toque intimista que contrasta con una clientela muy internacional que acude al establecimiento. No falta incluso algún vino maroquí y el té para finalizar la comida.

Vista de los comedores. Foto: Cosasdecome

Además de las tapas hay un apartado de platos principales, aunque estos también se pueden compartir. En este apartado no falta la pastela árabe, una especie de empanada rellena con carne especiada y luego recubierta con una pasta muy fina azúcar y canela. El equilibrio entre la parte dulce y salada está conseguido y el plato resulta agradable. Lo más vendido el couscous (lo hay de verduras, de pollo y de cordero) o el tagine (pollo, cordero con ciruelas, verduras) o uno muy curioso de albóndigas en tomate.

Tienen también varios tipos de curry y guisos Thai. Para los postres, Claudia mira a su origen alemán y junto a los pastelitos árabes hay también un strudel de manzana con helado de vainilla, una singular crema de mango con leche de coco o una tarta de aguacates especial para veganos.

El establecimiento cumple 20 años en 2020. En principio estuvo en el centro de Tarifa pero en en el 2004 se mudaron a su ubicación actual. La idea de Claudia era celebrar la efemérides «pero con el Coronavirus hemos tenido que dejar las celebraciones para otro momento.

Aqui se puede ver al completo la carta de Souk (actualizada a septiembre de 2020)

Horarios, localización, teléfono y más datos de Souk, aquí

La guía gastronñómica de Tarifa, aquí.

Más restaurantes de cocina marroquí en la provincia de Cádiz, aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome