Las patatas a la cerveza de la Cervecería Internacional
Tapa
Las patatas a la cerveza de la Cervecería Internacional
Tapatólogo descubridor:
Día de hallazgo
Descripción

La foto es de las que ya te deja trastornado… y la tapa más. Corresponde a media ración. Lo primero que te quiero comentar es que en la Cervecería Internacional son generosos en lo de la ración y la media de patatas a la cerveza es una ración de las grandes en cualquier sitio. Llegan calentitas  y generosas de salsa. Ella es de un color anaranjado pero muy clarito, con matices de beige y unas trazas de amarillo (como estoy hoy con el lenguaje) y para ya convertirse en arrebatadora el cocinero le esparce por encima un poquito de pimentón. Debajo, arropados, unos grandes gajos de papas, rubitos de fritura. Papas grandes, de esas que hay que saber cocinar para que estén cremosas por dentro y cucurruitas por fuera. La historia de estas papas a la cerveza comienza allá por 1990. El dueño por entonces y fundador de la Cervecería Internacional de Sanlúcar, puesta en marcha un año antes, viajaba por Salamanca y vio unas patatas fritas con salsa de cerveza que se servían en un bar y que eran la tapa preferida de la gente. Jesús Miguel García Pérez, que así se llamaba, pensó que si aquello se preparaba con las papas de La Colonia de Sanlúcar el resultado sería espectacular. La idea se la comentó a José María Rodríguez, uno de sus trabajadores y que ahora regenta el establecimiento. Él y su hermano empezaron a darle vueltas a la cosa y hacer combinaciones hasta que encontraron la receta perfecta. Primero las patatas se fríen a fuego muy lento y se dejan reposar. Cuando el cliente las pide se vuelven a meter en la freidora aunque a fuego fuerte y así quedan cremosas por dentro y rubitas y crujientes por fuera. Luego la salsita. Lo único que se sabe de ella es que lleva cerveza, lo demás es secreto. Han llegado a vender en un fin de semana más de 1.500 kilos.