El nuevo propietario ofrece por encargo estos corderos procedentes de Burgos.

 

El Sombrero de Tres Picos de Arcos, un establecimiento con vistas al lago, ha reabierto de manos de José Antonio Martín, un hostelero madrileño.

Tras una reforma para modernizar las dos salas con las que cuenta el negocio, continúa la misma línea como asador que había tenido anteriormente, aunque con una novedad: ahora forma parte de la Asociación de Asadores de Lechazos de Castilla y León, por lo que ofrecerán estos corderos cuya alimentació se ha limitado a la leche materna. Es una carne procedente de Burgos que, al menos de momento, se elabora por encargo.

Además de carnes, tienen variedad de platos elaborados, explica el nuevo gerente. La amplitud del establecimiento, que cuenta con una terraza con fuente, les permite acoger eventos de hasta un centenar de personas.

Más información sobre El Sombrero de Tres Picos, aquí.  

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome