Cuatro botellas de las primeras sacas “En Rama”: Manzanilla en Rama Saca Estacional de 1999 y tres botellas magnums de botas únicas de la Bodega San Roberto, dos Amontillados y un Palo Cortado, alcanzaron 2.169 libras (2.535 €) en la subasta celebrada en la capital londinense, superándose con creces los precios de salida y reserva.

Un total de siete “tesoros” de Bodegas Barbadillo fueron subastados en Londres por la prestigiosa casa de subastas Christie´s. Estas «joyas enológicas», explica la bodega, se dividían en dos lotes diferentes «que crearon enorme expectación entre los amantes y coleccionistas de grandes vinos únicos, superándose todas las expectativas al rematarse los distintos lotes por encima de los precios de reserva y de salida».

En concreto se remataron por un total de 613 libras esterlinas (715 euros) cuatro botellas de la Saca Estacional de Solear pasada en rama de 1999 denominada “Saca Releases” que correspondían a la primera vez que se elaboraba una saca estacional en el Marco de Jerez, que comprenden las cuatro estaciones: saca de primavera, verano, otoño e invierno.

La Manzanilla Solear Pasada en rama tiene sus inicios en 1999, año en el que Bodegas Barbadillo apostó por el embotellado de un vino “En Rama”, es decir, directamente de la bota a la botella. «De esta forma se recuperaba la mejor de las tradiciones de Sanlúcar de Barrameda: la crianza biológica de largo recorrido. Solear Pasada en Rama es la única que nos ofrece cuatro sacas, cada una con sus matices y sus características organolépticas, coincidentes con el inicio de cada estación», describe Barbadillo.

El segundo loto. Fotos cedidas.

El segundo lote estaba formado por dos amontillados y un palo cortado que provienen de “botas únicas” de enorme singularidad de la escondida bodega San Roberto. Esta vieja bodega, pegada a la bodega catedral La Arboledilla, está al margen de visitas externas y alberga botas que están ahí desde muy antiguo, pasando desapercibidas. Vinos que los antecesores de la familia Barbadillo «quizá pensaron que estaban destinados a momentos de celebración como es el caso del bicentenario de la bodega». Ahora se han subastado bajo el formato de Bota única «tres auténticas joyas que serán vinos para degustar muy intensamente y para celebrar». Los amontillados, recuerda, son de los vinos más interesantes del Marco de Jerez ya que comienzan su crianza bajo velo de flor para continuar después de varios años con una crianza oxidativa. La tercera botella, también bajo el formato de Magnum, era un palo cortado de una bota única de las soleras centenarias de la bodega sanluqueña, «que aportan una vejez excepcional, capaz de satisfacer los paladares más exigentes. Un vino que además es enormemente apreciado entre los entendidos ya que no es ni un amontillado ni un oloroso, situándose organolépticamente entre ambos».

El remate final por estas tres botellas «exclusivas e inimitables, de las que se podrán conseguir muy pocos ejemplares», fue de 1.556 libras esterlinas (1.820 euros) por encima de lo esperado por los expertos de la casa de subastas londinense.

Más información sobre Barbadillo, aquí. 

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz