Además de los platos típicos de la ciudad, hay tapas de bares que se han convertido en características de Cádiz como el pollo a la canilla de La Bodega, el paté de cabracho de El Faro o los chicharrones especiales de El Manteca

 

Además de los platos históricos en todas las ciudades hay una serie de platos que han triunfado en la hostelería y que, al final, se han terminado convirtiendo en platos típicos de la ciudad. En Cádiz existen varios casos.

Uno de los más originales es el pollo a la canilla (ver aquí receta) inventado por el restaurante La Bodega. Se trata de una original fórmula de trozos de pollo frito aromatizados con vino amontillado. Siguen teniéndolo en carta.

Pollo a la canilla de La Bodega. Foto: Cosasdecome

Otro plato que tiene innumerables versiones repartidas por la ciudad es el paté de cabracho o de rascacio. El plato (ver aquí receta) se hizo muy popular después de que el cocinero Fernando Córdoba hiciera una versión para el restaurante El Faro en 1980. Hoy en día es una especialidad que está presente en numerosos establecimientos de la ciudad.

La ensaladilla de pulpo de El Balandro

Lo mismo ha ocurrido con otro plato creado por el restaurante El Balandro. Su ensaladilla de pulpo, una especie de fusión entre el pulpo a la gallega y la ensaladilla, cuenta con numerosas versiones desde que la crearan en el año 2002 José Francisco Vélez y Adela Lucas, los fundadores del establecimiento. (Pulse aquí para ver la receta). La siguen poniendo en el establecimiento.

Caracoles y cabrillas

En temporada, desde abril y hasta julio, otro de los platos más codiciados en la ciudad son los caracoles y sus hermanas mayores, las cabrillas. El Bar Nebraska, El Mari Jose o Los Caracoles siguen siendo los sitios más famosos donde tomarlos, aunque el listado de sitios para probarlos es largo. (ver aquí guía para comer caracoles en la provincia)

Los chicharrones especiales

En Cádiz se venden dos tipos de chicharrones. Los llamados chicharrones chicos (trozos de papada fritos con especias) y los chicharrones especiales (trozos de papada guisados enteros y luego partidos en finas lonchas). Estos últimos han logrado en los últimos años una gran fama e incluso se comercializan ya a nivel internacional por parte del cocinero Albert Adriá con su marca La Cala. Adriá los conoció en la taberna El Manteca de Cádiz, en el barrio de La Viña, que ha convertido esta etapa, servida en papel parafinado, como en los almacenes de ultramarinos, en un producto típico de la ciudad.

Chicharrones especiales. Foto: Cosasdecome

Pinchar aquí para volver al artículo sobre los mejores platos y productos de Cádiz

Para saber más