Los desayunos marroquíes de la Venta El Tajón
Recomendación
Los desayunos marroquíes de la Venta El Tajón
Establecimiento
Población
Fecha recomendación
Descripción

Maria Luisa Ucero señala:¿Te gustaría desayunar en Marruecos, sin tener que viajar, sin hacer equipajes y a la vuelta de la esquina? Toma nota, Encarnacion Cansino te lo pone fácil, solo tienes que desplazarte a la Venta El Tajón (Carretera del Marquesado, 6) ¿Piensas que habrá diferencia? Y si te digo que ella es la Jefa de cocina de este lugar y que tiene una larga trayectoria profesional, teniendo éxito con la cocina tradicional gaditana, tanto que uno de sus platos le ha valido el cariñoso apelativo de la “Reina de la Sopa de Tomate”. ¿Y qué decir de sus guisos, de las croquetas, de la carrillera en salsa, berzas…? Además, Encarni tiene alma de aventurera y quiso conocer de cerca otras cocinas de lugares que le apasionan: además de Marruecos, Senegal, Egipto, Tailandia, Vietnam, Zanzíbar (Tanzania)… En estos dos últimos lugares no se conformó con comer lo que le pusieran por delante, no. Se metió en las cocinas con las mujeres autóctonas y cocinó con ellas. Le gusta aprender, deducir los ingredientes de las recetas, practicar, comprar especias de todo el mundo… y luego poner en un plato sus conocimientos adquiridos de otras culturas o de la nuestra.
Así que, cuando tengan oportunidad no dejen de probar este desayuno, también ofrece el de estilo gaditano, haciendo ella misma sus propias mantecas. Si te cuadra el mediodía, no dudes en almorzar, bien con platos de nuestra cocina tradicional o de origen marroquí. Poco a poco el personal de la Venta El Tajón y ella conseguirán ofrecer menús temáticos.
El desayuno marroquí incluye: Beghrir o Baghrir, podríamos decir que es una especie del crêpe francés o del panqueque típico en países de Sudamérica. Esta fórmula y la denominación pertenecen a la cocina magrebí, también es conocido como el crêpe de los mil agujeros. Encarni lo acompaña con una mantequilla de miel, elaborada igualmente por ella. Revuelto al comino acompañado de queso que se come directamente con trocitos de pan marroquí casero, de la misma forma que comemos una “pringá”, sin emplear cubiertos. La fruta también está presente, en este caso daditos de sandía y un exquisito dátil abierto con media nuez. Todo ello regado con un delicioso té con hierbabuena. Amigo Pepe Monforte Ariza, recomendable este original desayuno y prometo ir para probar uno tradicional y contarlo.

La tapatóloga acompaña su informe con la foto de arriba.

 

cazatapas