Nada mejor que una sopita cuando hace frío, y aquí no te traemos una, sino quince: todo un recorrido por la provincia sin soltar la cuchara.

 

¿Acabas de ver un grajo chocarse contra el bordillo de una acera? Tenemos una solución (para ti, no para el grajo): una sopita. Ve sacándole brillo a tu mejor cuchara, porque te va a hacer falta.

1. La sopa de picadillo de El Duque de Medina

La sopa de picadillo de El Duque es de esos platos que no le falta nada. Lleva su poquito de huevo duro picado, verduras abundantes y un fondo de arroz del puchero que te llega en su punto. Es suavita de sabor, se nota que hay carne del puchero en abundancia pero no se ve y es de esos platos que te hacen reconciliarte con el mundo en un día de lluvia y frío.

Todos los datos, aquí.

 

2. La crema de galeras de El Pescaíto de El Puerto

En el establecimiento portuense aprovechan las pintonas -las primeras galeras, que traen carne pero poco coral aún- las para hacer una crema. “Lo que hacemos es cocer las galeras y con el jugo que sueltan preparamos una crema que tiene mucho sabor a marisco. Como toque final le ponemos unos picatostes, algo de hierbabuena y un poco de nata, para darle un toque más cremoso”, explican desde El Pescaíto.

Más información aquí.

 

3. El consomé del Bar Bohemia de Cádiz

Es ya difícil encontrar sitios donde sirven consomé, un caldo calentito, que sienta muy bien y que debe estar bien clarificado. Uno de esos sitios es el Bar Bohemia de Cádiz, donde lo tienen en dos versiones: sólo o con «fondo», es decir, con arroz, huevo picado y jamón..

Todos los datos, aquí.

 

4. La ropa vieja de corvina de El Veranillo de Santa Ana de Sanlúcar

Plato nacido en la primera comunión del sobrino de su creador, José Ramón Hidalgo Otaolaurruchi. Es la interpretación marinera del típico refrito que se hace con la carne del puchero. Aquí el pollo y el jarrete de ternera se sustituye por trocitos de carne de la cabeza de la corvina Los trocitos de pescado se sirven salteados con los garbanzos del cocido de corvina, cebolla, ajito, unos taquitos de patata y otros de berenjena, que recuerdan al tocino que lleva el puchero.

La descripción completa, aquí.

 

5. La crema de marisco al brandy para llevar de El Chato de Cádiz

«La crema la realizamos con una buena base de verduras y mariscos de pequeño tamaño como: carabineros pequeños, cigalitas, etc. pasando todo por el chino una vez triturado, para conseguir una crema brillante y sin grumos», explican en El Ventorrillo del Chato de Cádiz. El resultado, una Crema de Marisco al Brandy que sirven con un surtido de langostino, gambas, zamburiña y pescado del día, y que además puedes encargar para que te la lleven a casa.

Sigue este enlace para saber más.

 

6. El ramen de Mau Mau de Cádiz

El ramen es una sopa japonesa con muchos tropezones. En Cádiz se puede probar en Mau Mau, un establecimiento situado en la última planta del Centro Comercial Bahía de Cádiz donde están encantados con el resultado que da este caldo de laboriosa elaboración. Una de las especialidades que sirven fuera de carta es el shoyu ramen: una sopa de origen chino que se convirtió en un plato muy popular en Japon a finales del siglo XX. por ser «un caldo muy reconfortante, lleno de aromas y sabores intensos». «Imprescindible sorberla», añaden.

Todos los datos, aquí.

 

7. La sopa agripicante de Feng Shui Street de Cádiz

El veterano restaurante Feng Shui de Chiclana tiene un establecimiento más enfocado al tapeo en la plaza de la Catedral de Cádiz, Feng Shui Street. Es ahí donde probamos la sopa agripicante Tom Yam Cum (4,80 euros). Muy aromática (lleva jengibre), con salmón y langostino, está buena y es muy reconfortante. Picante está, pero tampoco mucho: es soportable incluso para quienes no están habituados al pique.

Horarios, localización, teléfono…. aquí.

 

8. La porrusalda del Restaurante Juan Antonio de El Puerto

El cocinero vasco Juan Antonio García Hernández, ofrece en este establecimiento situado en Valdelagrana algunas especialidades de la cocina vasca como la merluza del Cantábrico a la bilbaína, las alubias de Tolosa guisadas, el ajo arriero o esta porrusalda, una especia de sopa que tiene el puerro como ingrediente principal.

Más información aquí.

 

9. La sopa de Grazalema de Cádiz El Chico

Situado en el centro de Grazalema, en este establecimiento se pueden probar algunas especialidades de la zona, como la sopa  Grazalema, una especie de cocido… muy reconfortante.

Todos los datos, aquí.

 

10. El caldo gallego de Embrujo Gallego de San Fernando

El caldo se presenta, humeante, en un pequeño barreño. Lo primero que llama la atención es el color claro, color puchero gaditano de los de caldo de pollo, que presenta la preparación, aunque la novedad está en los “brotes verdes” que presenta en la superficie y los generosos trozos de papa que se dejan entrever en medio del líquido altamente reconfortante…

La información completa, aquí.

 

Sopa de galeras de Avante Claro de Sanlúcar

11. Las sopas amariscadas de Avante Claro de Sanlúcar

Más que la sopa de mariscos, aquí hablamos de sopas de amariscadas, porque en Avante Claro se pueden encontrar dos: la sopa de galeras de arriba, en temporada (a partir de la segunda quincena de diciembre, más o menos) y la sopa de mariscos que sirven el resto del año.

Más datos aquí.

 

12. Harira de La Medina de Tetuán de Chiclana

La harira es un plato típico marroquí que incluye verduras, legumbres, pasta y especias. Una sopa completa y calentita, que se puede probar en La Medina de Tetuán de Chiclana, un establecimiento especializado en comida marroquí.

Más información en este enlace.

 

13. Garbanzos con boletus de El Ventorrillero de Jimena

Es como un buen puchero, pero con el sabor de las setas, una cosa exquisita oiga. Lo hace Pepi Herrera Orellana, una veterana cocinera que tiene ese punto elegante y tierno a la vez que sólo saben alcanzar las cocineras «de los bambitos» de la provincia de Cádiz, esas que nunca vistieron una chaquetilla de cocinero, de las que cocinan a ojo… bueno más bien con muy buen ojo y mejores manos.

Todos los datos aquí.

14. El consomé de rape de La Campana de Sanlúcar

El consomé de rape de La Campana de Bonanza es una especie de caldo, muy suave, y de color pucherito condensado en el que aparecen en el horizonte algunos tropezones de pescado y marisco. El conjunto resulta agradable, con un suave toque de pescado, pero manteniendo el sabor del clásico puchero.

Más información aquí.

 

¿Prefieres tomar la sopita en casa? Aquí, varias recetas:

Y aquí, recetas con vídeo:

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome