La Bodeguita Mi Pueblo de Olvera recupera los pinchitos que se hacían en la feria de agosto durante los años 60 y 70.

 

Asegura Paco Medina que quien haya probado los pinchitos que se servían en la Feria de Olvera en los años 60 y 70 los evocará de inmediato al probar los suyos. Y es que el propietario de La Bodeguita Mi Pueblo ha hecho un ejercicio de arquetapatología y ha recuperado una fórmula muy similar a la que se hacía en aquellos tiempos, que muchos recordaban con nostalgia.

«Entre los años 1965 y 1975, Rafael el de Chivitomé y Pedro Canova, a los que se unieron más tarde Juan Cabrera y Joseli, montaban un bar en la Feria de Agosto de Olvera, donde la estrella gastronómica indiscutible, era el pinchito moruno», explican desde el establecimiento. A Rafael le llegó la receta a través de un marroquí que vendía los pinchitos en el Bar Central.

El bar de la Feria de Agosto. Fotos cedidas por el establecimiento.

La recuperación del pinchito es un «homenaje» a quienes durante diez años hicieron disfrutar a Olvera con esta receta, y responde al deseo de la Bodeguita Mi Pueblo de «indagar, recuperar y mantener en la medida de lo posible, la historia gastronómica de nuestro pueblo, que en definitiva, es nuestra historia». Sólo hay que recordar que Medina es el autor del libro La Tapa Antigua, que recoge recetas de tapas típicas que se elaboraban en los bares en la segunda mitad del siglo XX (más información aquí).

Así,  en el establecimiento han tratado de recrear la mezcla de especias que llevaban los antiguos pinchitos, en los que los trozo de carne, cortados pequeñitos, maceran 24 horas. La tapa está a 2,5 euros y no será la única incorporación a la antigua usanza que haya en La Bodeguita, indica el propietario.

Más información sobre el establecimiento, aquí.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano