El restaurante sanluqueño pone en marcha dos medidas dirigidas las personas con problemas de visión y trastornos del espectro autista.

 

Avante Claro se va a convertir en unos de los restaurantes más accesibles. Y es que el establecimiento sanluqueño, que ya está adaptado para quienes ven limitada su movilidad, ha puesto en marcha nuevas medidas para que tanto las personas con dificultades de visión como las tienen algún trastorno del espectro autista puedan elegir qué van a tomar con autonomía.

La iniciativa es de Alejandro Rodríguez, que gerencia junto a sus hermanos el establecimiento. Alejandro es también profesor de Educación Especial y está haciendo prácticas en un centro específico, de ahí que tenga una especial sensibilidad ante el tema. Conseguir las cartas en braille -presentadas oficialmente el 5 de marzo por Alejandro y el representante de la ONCE Daniel Guerra- no ha sido difícil; el restaurante se puso en contacto con la ONCE, y un par de meses más tarde ya disponían de dos ejemplares a disposición de sus clientes, entre los que hay más de un habitual que va a beneficiarse de la medida.

Más complicado ha sido encontrar una solución para hacer más accesible la carta a las personas con trastornos del espectro autista. Han optado por crear una aplicación propia que hace que las opciones de la carta se vean como pictogramas, de forma que se facilite la comunicación. Se trata de una idea propia del restaurante, por lo que cree que puede ser pionera. A estas nuevas medidas, se suma que el establecimiento ya estaba adaptado para personas con movilidad reducida.

Alejandro anima a otros establecimientos a adoptar este tipo de medidas que los hagan más accesibles para todos. En el caso de las cartas en braille, recuerda, es la ONCE la que se encarga del trabajo, por lo que no supone mayores esfuerzos para los negocios.

Más información sobre Avante Claro, aquí.

https://carnicaselalcazar.es/es/?utm_source=blog&utm_medium=Gif&utm_campaign=Verano&utm_id=CosasdeCome