El establecimiento vuelve explorando las posibilidades de los pescados madurados de manos de Miguel Ángel Rubiales.

 

Fue una de las novedades que trajo la reincorporación de Miguel Ángel Rubiales a La Cruz Blanca de Jerez: los pescados madurados siguiendo los preceptos del cocinero australiano Josh Niland. El establecimiento ha vuelto a la actividad la pasada semana, y ofrece en carta tres tipos de pescados que califica como «de corte reposado»: Mero con 20 días de maduración, Corvina con 10 días de maduración y Lomo de atún con 5 días de maduración.

Son pescados reposados durante días, destripados, desangrados y en una cámara con humedad controlada. Y sin «tocar» el agua. Puedes leer más detalles sobre el proceso de maduración. El establecimiento introdujo estos platos a principios de año como sugerencias con la idea de llevarlos a carta, y ahora al fin ha podido hacerlo.

La carta trae algunas novedades más, como la Ensalada de remolacha, mozzarella, nueces, espinacas con aliño acidulado de menta, bacon y ajo. Las ensaladas son originales: Tomates variados, aliño de su jugo, caballa y cebolleta; Ensalada de semimojama de atún, sardina, piña picante, kikos, trompetas negras y anacardos, o una Ensalada cesar con lechuga parrilla, pollo asado, huevo 62º y pan frito.

El establecimiento también estrena Tartar de atún rojo, mahonesa picante, frambuesas y crema de coco; el Tartar de langostinos, aguacate, tobiko, mahonesa de soja o el Steak tartar de ternera, kimchie y huevo frito.

También ha habido renovación en materia de arroces. Hay tres, y dos de ellos son nuevos: el Socarrat, pollo y romero y el Arroz meloso, almejas y salmorreta. El otro, un Arroz negro con gambas negras, ahora tiene el alioli negro.

La Cruz Blanca de Jerez abrió sus puertas la última semana de mayo (tienes más información aquí).

La carta completa, aquí.

Más sobre el establecimiento, aquí.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano