Nuria Campreciós y Sara Moya, propietarias del establecimiento. Foto cedida por La Jara