La Traiña de Zahora exhibe variedad de pescados, especialmente los fines de semana, y no faltan el atún o el pez limón. Pero lo que se ha convertido en un imprescidible de la casa son unas almejas a la marinera que elaboran de forma muy especial.

 

A la llega La Traiña de Zahora, una vitrina llena de pescados capta la atención de los clientes. El establecimiento basa su oferta gastronómica en los productos de la zona y estamos en La Janda, así que no faltan el atún rojo de almadraba, el pez limón… y ya en carnes, la de retinto.

La Traiña es un restaurante con encanto: amplio, con mesas al aire libre en un ambiente muy cuidado. Normalmente abren desde Semana Santa hasta octubre: de junio a finales de septiembre todos los días, el resto de la temporada los fines de semana. El reclamo del ambiente, de la materia prima y el saber hacer de María Montero Gil y Alejandro Montero en la cocina funcionan. El sitio suele llenarse.

Pescados a la espalda y helados muy originales

Entre los atractivos están la variedad de pescado que esperan en la vitrina. Explica Antonio Barrientos que suelen tener salmonete, dorada, pargo, bocinegros, atún, calamar de potera, borriquete, pez limón, corvina, sardinas y caballas. Los elaboran a la plancha, aunque también hay elaboraciones diferentes como la tosta de borriquete. Pero la palma se la lleva el atún rojo de almadraba proporcionado por Gadira, que cuenta con un apartado propio en carta con diferentes fórmulas.

Las almejas

Barrientos indica que hay un plato que parece haberse convertido en un imprescindible para sus clientes, el clásico que todo el mundo pide: las almejas a la marinera. Son obra de su madre, María Motero (Alejandro se encarga de las tapas más creativas), quien hace una versión diferente de la que se suele encontrar. En vez de los habituales pimentón, vino, harina y ajo, estas almejas llevan un fondo de verdura y un fumé de pescado, además de ajo frito.

Más información sobre La Traiña, aquí.

Carta completa del Restaurante La Traiña de Zahora