Kammala, en la calle Jacinto Benavente, se estrena con platos muy elaborados, productos «de primera» y vinos «muy exclusivos».

 

Kammala significa «sentirse completo» en el idioma africano hausa. Por eso, Juan Antonio Díaz Moscoso y Víctor Caro lo escogieron como nombre para un nuevo restaurante en Rota que se marca como objetivo ofrecer una experiencia completa a sus clientes.

Juan Antonio Díaz y Víctor Caro, a las puertas del local. Fotos cedidas.

Los socios no son nuevos ni en la localidad ni en la profesión. Ambos son de Sevilla, pero veraneaban en Rota, una localidad a la que tienen un especial cariño. Durante años, se han dedicado a poner restaurantes en marcha para terceros prácticamente en todo el mundo y también han sido asesores… hasta que han decidido volver al escenario de los veranos de su infancia y abrir un negocio diferente de lo que hay por la zona.

Kammala está ubicado en una terraza en la calle Jacinto Benavente que cuenta con un espacio cubierto; las mesas bajas se reparten por ambas zonas. Abrieron hace dos semanas tras transformarlo completamente para convertirlo en un «espacio de experiencia». Nieves Arpa Used ha sido la diseñadora encargada de dar una nueva vida a un espacio «cuidado al mínimo detalle» y largamente planificado, explica Juan Antonio.

Él se encarga de la sala, mientras que Víctor es el jefe de cocina. En ella se trabaja la que denominan como «cocina de origen», con productos «de primera calidad» como atún rojo de almadraba o una selección de carnes internacionales, aplicando muchas técnicas culinarias para crear esa experiencia en la que no faltan las presentaciones espectaculares. Por ejemplo, la Nube de atún rojo de almadraba de la levantá 2022, yema madurada y arranque de aguacate (el de la imagen de arriba del todo) llega emplatada en una fuente de doble fondo con una apertura lateral por la que va escapando el vapor contenido en el interior, y la carne se termina en una robata (barbacoa japonesa) en la mesa. Puedes consultar la carta completa en este enlace. El establecimiento cuenta con un horno de leña de marabó -un tipo de carbón cubano-, cocina a baja temperatura, hielo seco…

Con respecto a los vinos, han buscado la exclusividad. Hay unas setenta referencias con vinos difíciles de encontrar, como el Pingus 2018, que no se ven por la zona, como el Paraje de Mincal de Granada o el espumoso francés de la casa, el Louis Perdrier.

Más información sobre este establecimiento, aquí.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz