Lo pone en marcha el hostelero Antonio Márquez, el de Pez Gallo y ocupa el local del antiguo Rosario Uno. La carta tiene toques innovadores y presta especial atención a las brasas donde también harán arroces

 

María La Brasa es el nombre del nuevo establecimiento que ha abierto en la calle Rosario de Cádiz, en el casco antiguo de la ciudad. Ocupa el sitio del antiguo restaurante Rosario Uno, un local que llamó la atención por su interior en el que predomina la piedra ostionera y un pequeño patio donde está uno de los comedores.

La iniciativa es del  hostelero Antonio Márquez, ya con experiencia en el sector ya que regenta la pizzería Capriccio, en el Paseo Marítimo y, muy cerca, la cervecería Pez Gallo.

Márquez ha contado esta vez para poner en marcha el nuevo negocio con el asesoramiento del conocico cocinero Juan José Sánchez Marabot, que destacó por su trabajo en los principios de Sopranis y que también llegó a trabajar un tiempo en Rosario Uno. Márquez le ha fichado como director gastronómico del grupo, que pondrá en marcha nuevas iniciativas en los próximos días.

María La Brasa mantendrá intacta la estética del local con su salón principal donde está la barra, más un patio con otro comedor y luego una coqueta terraza en la calle Rosario, muy cerca de la plaza de San Francisco. En total el establecimiento tiene capacidad para un centenar de comensales.

Sánchez Marabot se ha encargado de diseñar la carta en colaboración con la que será la jefa de cocina del establecimiento, María Rodríguez Chamizo que ya ha trabajado con Márquez en Pez Gallo. De la atención a los clientes se ocupará Bea Cote, que será la jefa de sala.

En lo gastronómico el local ofrece comer de tapas o de platos. En todo el establecimiento tienen la misma propuesta. El estilo de Sánchez Marabot se deja ver en las propuestas siempre con toques de fusión de otras culturas y toques innovadores.

Para picar hay un salmorejo con migas de atún y nube de parmesano, una ensaladilla de gambas con alioli espumoso o un brioche de costilla deshilachada con mojo picón y cebolla crujiente. Se ofrece también para empezar un «antojo» de huevos de campo con patatas y jamón ibérico.

El apartado de ensaladas ofrece una original de roastbeef (carne asada muy típica en el Reino Unido que se deja poco hecha y se parte a loncha muy finas) con mostaza verde y otra de tomates «Kumato» (los que son más oscuros) con sashimi de atún y wan tun frito de manzana asada.

Hay también Nem, la versión vietnamita de los bocadillos o gyozas, la versión japonesa de las empanadillas, en esta ocasión rellenas con pato confitado. El tartar de atún va con aguacate y algas  y hay un carpaccio de gambones sobre caviar de berenjena asada.

En lo que se refiere a la brasa, en el establecimiento señalan que los platos se elaborarán en un horno «Josper» alimentado con carbón de encinas. La oferta, sobre todo en lo que se refiere al pescado, variará en función del mercado pero si tienen una brocheta de pollo satay o costillas de cerdo a baja temperatura con una salsa barbacoa elaborada por ellos mismos.

Hay también carnes ibéricas como secreto, presa o lagartito acompañadas con chimichurri o con cremoso de queso manchego.

El plato estrella en este apartado de las carnes es un lomo bajo de vaca vieja que traen desde el País Vasco, de la prestigiosa marca Txogitxu.

Arroces

Otro de los puntos de atracción del establecimiento será los arroces que harán también en el horno de brasas. Tienen un total de cinco propuestas que van desde una paella de verduras de temporada u otra de espárragos, secreto ibérico y setas, hasta la del señorito con chocos, langostinos y  mejillones. Ofrecen también un arroz negro y otro con bogavante a la brasa. Los arroces hay que pedirlos para un mínimo de dos personas.

Arroz con bogavante de María La Brasa. Foto: Cedida por el establecimiento.

En cuanto a la carta de vinos casi todos se pueden tomar por copas. La oferta se abre con los jereces y los vinos blancos de la Tierra de Cádiz.

Los postres, uno de los puntos fuertes de Sánchez Marabot siguen en la línea innovadora con una «locura de chocolate negro», un cremoso de queso con lluvia de tocino de cielo o una sopa de chocolate blanco con migas de brownie.

Los precios oscilan entre los 4,5 euros de la ensaladilla de gambas o las croquetas de la casa y los 6,5 del brioche de costilla.

La ensalada de roastbeef sale a 8,60 euros y el tartar de atún rojo a 6. La vaca vieja se puede tomar en formato tapa (120 gramos) a 6,90 euros. Los arroces oscilan entre los 11 y los 14,50 euros por ración.

Horarios, localización, teléfono y más datos de María La Brasa, aquí.

Aquí más establecimientos del grupo Márquez.

Aquí la guía gastronómica de Cádiz

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome