La firma trebujenera Esteros del Guadalquivir comienza a vender pescados criados en sus esteros situados frente al parque de Doñana por internet. Se trata de piezas de un peso mínimo de 1 kilo y al menos tres años de crianza

Los pescados se sacan de los esteros cuando los pide el cliente para así garantizar su máxima frescura. Son lubinas grandes, de, al menos un kilo de peso y que han estado en estas piscinas naturales que se forman junto a la desembocadura de los ríos un mínimo de tres años.

Las instalaciones de Esteros del Guadalquivir ocupan un total de 250 hectáreas frente al parque natural de Doñana. Allí se crian lubinas, doradas, camarones y otras especies típicas de los esteros. La firma, regentada por la familia Romero, funciona desde hace 25 años y se dedican a la comercialización de pescado y también en su tiempo se dedicaron a la angula.

Ahora la firma quiere ampliar su mercado y llegar directamente hasta los consumidores finales y para ello quiere posicionarse con fuerza en internet. Para ello han puesto en marcha una páginas web (esterosdelguadalquivir.com) desde la que se podrán comprar directamente sus lubinas que llegarán a su domicilio en tan sólo 48 horas después de ser pescadas. El cliente podrá elegir si las quiere recibir tal cual se pescan o si prefiere que se la envien esviscerada y sin escamas. Las piezas se envasan al vacío y se envian a los domicilios en unas neveras con hielo para que así se mantenga en perfectas condiciones. Se comercializan lubinas de tres tamaños que van desde el kilo hasta los dos kilos de peso. Las más pequeñas han estado criándose durante un mínimo de tres años y las más grandes pueden llegar a los 7.

Son animales criados en los esteros mediante el método de acuicultura extensiva, lo que hace que el pescado tenga una gran calidad. Las piezas se alimentan de lo que encuentran en el agua y también se les agrega pienso de calidad.

Los esteros donde se crian las lubinas han sido declarados reserva ecológica y con los peces comparten espacio aves  como flamencos, águilas pescadoras, garzas, espátulas o cigüeñuelas. Asimismo la firma cuenta con una planta de enería solar que permite que funcionen sus instalaciones con energía renovable.

La idea de la firma es que si la experiencia es positiva ampliar el número de productos a comercializar. En la página se propone no sólo la venta de pescado sino también un combinado para «cenas románticas» con un pescado para dos personas, una botella de vino y una vela para iluminar la cena, todo por 40 euros. (Verlo aquí)

Asimismo se ofrece otro combinado para preparar el pescado a la sal. En este caso te envian la sal que prefieras para hacerlo, o bien sal común o sal ahumada (verlo aquí).

En la página también hay recetas con varias formas para preparar el pescado (verlas aquí) realiazadas por la cocinera de Trebujena Lole Hedrera.

Momento de un despesque (captura del pescado) en las instalaciones de Esteros del Guadalquivir. Foto: Cedida por la empresa.

Momento de un despesque (captura del pescado) en las instalaciones de Esteros del Guadalquivir. Foto: Cedida por la empresa.