Los socios que gestionaban Huerta de Dorotea en Prado del Rey se hacen cargo del veterano establecimiento. Aunque seguirá sirviendo la comida tradicional que le caracteriza, incorporará platos más actualizados y habrá tapeo en la terraza durante las noches estivales.

 

Víctor Atienda y Juan Francisco Angulo, que hasta hace poco gerenciaban la Huerta de Dorotea en Prado del Rey, se ha hecho con la veterana Venta Julián de El Bosque. Aunque la idea de los nuevos socios es mantener la comida de corte tradicional que siempre ha servido este establecimiento, anuncian cambios de aquí a unos meses.
Ambos socios son bosqueños. Angulo fue profesor de la Escuela de Hostelería de Jerez y Atienza, formado en la Escuela de Hostelería Fernando Quiñones de Cádiz, fue jefe de cocina en la Hacienda El Rosalejo de Villamartín. Ambos se hicieron cargo de la dirección gastronómica del restaurante de Prado del Rey en 2015, y tienen además en común el Catering Angulo & Atienza.
Precisamente, estaban buscando una alternativa a la Huerta de Dorotea cuando se enteraron de que estaban buscando nuevos responsables para la Venta Julián, un establecimiento que había sido reformado hace tan sólo dos años y que seguía en activo. De hecho, se ha producido un periodo de transición en el que convivieron antiguos y nuevos dueños para que éstos últimos pudieran  conocer bien el funcionamiento y así seguir la misma linea que llevaban ellos; según explica Víctor, no van a cambiar algo que funciona, por lo que la comida tradicional continúa, incluidos los desayunos con molletes del Molino de Abajo.
De esta forma, no ha habido muchos cambios desde que, el 1 de noviembre, los socios se hicieron cargo del negocio. Sí hay planes que llegarán dentro de unos meses. Por ejemplo, abrir la terraza las noches de verano y servir tapas. Pero la principal variación se producirá en el interior de la Venta. Allí hay una sala que los antiguos dueños no utilizaban, y que se va a acondicionar con 6 ó 7 mesas. En este espacio, servirán una comida más de su estilo, el que han desarrollado en su catering y en Herta Dorotea: comida casera, pero más modernizada, con especial atención a las guarniciones y a la presentación.