Lleva década con nosotros, aunque no nos queda muy claro cómo surgió este apañado clásico de la bocadillería.

 

Poner cosas de comé entre dos panes se hace desde que existe el pan (y hay cosas para ponerle dentro a mano). Y un sandwich, al fin y al cabo, es eso. Pero hubo un momento en el que esto pasó a llamarse sandwich, y hubo otro momento más en el que nació la fórmula del de pollo tal y como la conocemos ahora. Lo primero tenemos bastante claro como pasó. De lo segundo: ni idea.

El sándwich nació en el siglo XVIII y debe su nombre al aristócrata inglés John Montagu, IV conde de Sandwich (1718-1792), aunque no fue él su inventor. En 1762, Montagu estuvo veinticuatro horas seguidas ante una mesa de juego. Para calmar el hambre, pidió un poco de carne entre dos rebanadas de pan, de forma que no se machara los dedos mientras jugaba. A este nuevo tentempié se le puso el nombre de sándwich, en honor al conde ludópata.

En el año 1840 el que el sándwich entró a formar parte de la gastronomía de Estados Unidos, cuando la cocinera Elizabeth Leslie describió en su libro de cocina Directions for Cookery, explica la Wikipedia. Echamos un vistazo a esta receta: el sandwich que se describe lleva jamón cocido, aunque indica que también se puede emplear lengua ahumada.

El Club

El plato evolucionó, y uno de los descendientes más famosos del original sí que lleva pollo: el Club. Este bocadillo también está muy documentado. Cuenta La Vanguardia en un reportaje sobre el tema que el primero se sirvió por primera vez en 1894 en el club masculino de apuestas Saratoga Club-House de Nueva York, según The Encyclopedia of American Food and Drink. En 1903 aparece la receta más antigua que se conserva de este bocadillo, que Isabel Gordon Curtis recogió en el recetario Good housekeeping everyday cook book.

La versión de Sandwich Club de El Coto. Foto cedida por el tapatólogo Eugenio Camacho.

Según explica el maestro en Artes Culinarias Antonio Bonnet en la página de Facebook Origen Gastronómicos, el sándwich Club llegó a nuestro país de la mano de algunos viajeros que lo probaron en otros países, pero su consumo no se generalizó hasta la aparición de las primeras cadenas de cafeterías que lo ofrecían como una novedad atractiva en los años 70 y 80. lo que coincide también con la aparición del sandwich de pollo en la provincia de Cádiz, que se produce en la misma época según los testimonios recogidos por Cosasdecome.

El club no es exactamente el sandwich de pollo  pero hay que reconocer que comparte mucho de sus ingredientes. Según se explicaba en esta primera receta, lleva bacon, pollo o pavo, tomate, lechuga y mayonesa. Todo un punto de partida para llegar a la que se popularizó en las últimas décadas del pasado siglo. En Jerez, El Volatín. antes el Mini Burguer de la calle Consistorio,  lleva más de 30 años elaborándolo, según recoge el tapatólogo Eugenio Camacho en un reportaje sobre este sitio publicado en su blog Abocallena (leerlo aquí), y los gaditanos recuerdan con nostalgia los que servía el Wimpy El Telescopio, un local ubicado en la Avenida, donde ahora está ahora la Tapería del Lulu.

De hecho, algunos teóricos del sandwich de pollo apuntan a este establecimiento como el origen de la receta más extendida por Cádiz. Según esta tesis, habría sido Cayetano Pos Torres, quien empezó a elaborarlo en el Wimpy en el 76 por primera vez con esta fórmula. Una réplica casi exacta de este sandwich (ver aquí receta y video) se sirve ahora en el bar La Bella Escondida de Cádiz, del que es propietario un antiguo cocinero de este wimpy, Antonio Piulestán.

¿Tienes alguna pista sobre cómo y dónde nació el sandwich de pollo? ¿Tienes fotos del Wimpy El Telescopio? Deja tus opiniones abajo en los comentarios o envialas a este formulario

Aquí la historia del sandwich de pollo en la provincia de Cádiz, la receta y los mejores sitios donde comerlo.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome