La famosa pastelería de los hermanos Mel abre nueva cafetería en el centro de Puerto Real. Incorpora una churrería que ocupa el mismo local donde se vendían los famosos churros de «El Barriga»

 

«Voy» dice un cartel anclado en los azulejos blancos de la churrería «La Trufa» de Puerto Real. Era la frase que pronunciaba Antonio Sánchez cuando se dirigía con su rueda de churros recién hechos desde el perol donde los freía hasta el despachito que tenía Pepa Vega, su mujer.

De esta manera los hermanos «Mel» quieren homenajear a aquellos churreros que se hicieron famosos en la ciudad y que cerraron su establecimiento en el año 2007, cuando Pepa, con 87 años,  ya decidió jubilarse ya que su marido, Antonio, había fallecido.

Pepa Vega y Antonio Sánchez en su churreria «El Barriga». La foto estaba expuesta en el bar que abrieron sus nietos hace unos años.

Francis Mel, maestro pastelero y gerente de La Trufa, señala «que es un homenaje a ellos. Me emociona especialmente abrir una chucherría en el mismo sitio pero logicamente estos no son aquellos churros, estos son los churros de La Trufa, hechos por nosotros mismos y a nuestro estilo».

El perol se ve desde el despacho, situado junto a la cafetería y pastelería que los Mel acaban de abrir en la calle Nueva, situada a pocos metros del mercado de abastos de Puerto Real. La estancia está forrada de azulejos blancos y presidida por el típico cristal que separa los churros, de los finos, de la zona donde espera el público. El establecimiento ofrece los churros al peso  (9 euros el kilo) en los tradicionales cartuchos de papel de estraza. También los ponen en platos para servirlos en el establecimiento y ponen su punto de modernidad al poder adquirirse en un cubito de cartón donde hay un cubículo para los churros, otro para contener un vaso con chocolate e incluso un espacio para poner la servilleta con la que limpiarse las manos después del «churreo». «Lo ofrecemos así porque de esta manera se puede llevar todo por la calle en una mano», señala Francis Mel.

La terraza del nuevo establecimiento abierto por los hermanos Mel en la calle Nueva de Puerto Real. Foto: Cosasdecome

Los Mel culminan de esta manera con su plan para trasladar su despacho y cafetería de la calle Sagasta a este nuevo espacio situado en una zona de más paso, la calle Nueva, una de las más comerciales de la ciudad.

El nuevo establecimiento, que ocupa dos locales de gran historia en la ciudad, el antiguo bar de El Fillo y la churrería de El Barriga, se abrió al público el pasado 29 de noviembre. El espacio cuenta con terraza y un salón interior con mesas bajas, además de la barra. Nada más entrar está situada la pastelería, con dos expositores, uno dedicado al completo a las famosas palmeras de hojaldre de la casa, de multitud de sabores, y otro dedicado a las demás especialidades.

El espacio ha sido decorado por los propios Mel. Colores claros y en las paredes palabras referentes a la pastelería en varios idiomas y también fotos del personal de la empresa.

Así es el interior de la cafeteria. Foto: Julio González especial para La Trufa

Sirven tanto desayunos como meriendas y también la idea es tener algunos aperitivos para tapear al mediodía como montaditos, empanadas o alguna especialidad más salada realizada por ellos mismos. En verano también contarán con helados de elaboración propia, como los que tienen en su cafetería del Paseo Marítimo de Puerto Real.

Para desayunar la oferta no se limita a los churros. Tienen la propia bollería y pastelería que elaboran y un amplio surtido de panes, entre ellos uno de semillas de «Chia», un producto ahora de moda por sus beneficios para la salud, que hacen en su obrador. Cuentan también con panes especiales para celíacos.

En las meriendas unen a toda esta oferta también gofres y creps.

Horarios, localización, teléfono y más datos de las pastelerías La Trufa, aquí.

El despacho de churros, con la palabra «Voy» colocada en la pared. Foto: Cosasdecome