Un libro de Alejandro Díaz recoge la historia de esta industria a partir de textos publicados entre 1800 y 1975. Sonoras revueltas obreras o el miedo a la privatización en Torrevieja son algunas de las historias contadas en su día que ahora se rescatan del olvido.

 

Hace unos años, el periodista y doctor en Humanidades y Comunicación Alejandro Díaz Pinto se enfrentaba a su trabajo de final de Master. La respuesta a qué tema escoger para que realizar su trabajo se le reveló en forma de artículo periodístico, el publicado a principios del siglo XX en la revista Alrededor del mundo por Ramón del Río y Moyano. Trataba sobre las salinas de la Bahía de Cádiz, y a este isleño le sorprendió encontrar en él datos que desconocía y aportaban una visión diferente sobre la industria que ha dibujado con brochazos de mar el paisaje de su patria chica.

Así que la historia de la salinas, y concretamente el reflejo de estas en artículos y otros escritos, fue el tema elegido para el trabajo y, posteriormente, para su tesis. Explica que desde un primer momento tuvo claro el potencial de esta obra para convertirse en un libro, por lo que ya lo escribió con un lenguaje apropiado para una posible publicación. Finalmente lo consiguió: Kaizen Editores ya ha lanzado un libro que dentro de algún tiempo (quizás a finales de 2023, calcula Díaz) tendrá continuación. Pero, de momento, vamos a centrarnos en el primero.

El título es Salinas de San Fernando. Historia e historias de un patrimonio de la Ribera gaditana a través de las fuentes hemerográficas (1800-1975). A través de sus 514 páginas, se abarca la historia contemporánea de la industria salinera de la Bahía de Cádiz desde una perspectiva «poco explorada hasta el momento. No es un glosario de términos ni una guía explicativa del funcionamiento de las salinas, sino que, por primera vez, se han recopilado los hitos históricos más relevantes que de un modo u otro afectaron a este negocio durante los siglos XIX y XX haciendo especial inciso en los agentes sociales. La participación de los salineros en la Guerra de la Independencia; las causas y consecuencias del desestanco de la sal; la creación del Concierto Salinero y de las primeras sociedades obreras; o las huelgas protagonizadas por los trabajadores de las salinas son algunos de los ejes que vertebran esta obra que bebe de fuentes documentales, testimonios orales, libros de memorias y de viajes y particularmente de la prensa como fiel testigo de la realidad de una época: dos centurias de bonanza que supusieron un puente entre los habitantes de la ribera de San Fernando y el resto de la humanidad», explica en su sinopsis del libro la editorial.

A Alejandro Díaz, el tema le apasionó y se negó a seguir los consejos que le decía que acotase el terreno… «no quería perder nada por el camino», asegura. De lo mucho que ha aprendido, destaca las sonoras revueltas de los trabajadores. Aunque ahora hayan quedado en el olvido, lo mucho que padecieron estos obreros les hizo ponerse firmes y abanderar importantes protestas a finales del siglo XIX y principios del XX. Coincidieron con otra revuelta de la provincia mucho más recordada, la de la campiña de Jerez.

La investigación también ha rescatado del olvido la desconfianza de los empresarios asentados en la Bahía por la llegada del proceso de privatización a Torrevieja. Esa competencia les asustaba especialmente, y ese miedo se materializó en quejas y visitas al Congreso, entre otras acciones. Díaz Pinto es crítico con un sector que, acomodado por la buena fama de su producto, ni invirtió ni emprendió, y ni siquiera supo aprovechar bien todo el potencial de su materia prima, explica, y pone como ejemplo el vertido del agua madre, un producto derivado que sí se utilizaba en otras explotaciones.

El segundo tomo de la obra tratará, adelanta el autor, sobre los aspectos etnográficos y culturales, como la visión del paisaje que han tenido los escritores a través de la historia, la despesca o el enfoque de género.

Salinas de San Fernando está a la venta por 30 euros en la página web de la editorial (enlace aquí).

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz