Las familias de El Faro y Sancho II celebran un año más de una amistad marcada por el oficio y el amor a la gastronomía. 

 

La presentación de las XXIV Jornadas de Zamora en El Faro se convirtieron en una magnífica excusa para sentar a la misma mesa a familia y amigos y, sobre todo, a los dos veteranos que crearon esta tradición: Gonzalo Cordoba, de El Faro de Cádiz, y Mariano Rodríguez, de Sancho II de Zamora.

Hará unos treinta años -los primeras jornadas no se contabilizaron- que los equipos de ambos restaurantes se intercambian para ofrecer lo mejor de Cádiz allá y lo mejor de Zamora aquí. Las jornadas de Zamora en Cádiz no son novedad; ni siquiera los platos, ya afianzados y con un público que los reclama. La novedad es que las familias que son el alma de los dos establecimientos pudieron sentarse juntas y compartir charla, revivir momentos pasados y también comer -claro- los platos zamoranos. Hubo hasta obsequios, el libro de recetas zamoranas escrito por el propio Mariano Rodríguez.

Tampoco faltaron los discursos. Mariano recordó los orígenes humildes con los que empezaba la biografía de ambos patriarcas, su encuentro en El Risco de Santander… «Siempre que pueda bajaré, pero a mi amigo no lo olvidaré», finalizó. Córdoba también hizo balance de una vida, dedicada a la hostelería, de «seis hijos maravillosos»… A las palabras siguieron más abrazos, emoción, foto de grupo. Y es que, como resumió Mayte Córdoba, gerente de El Faro, «lo mejor de las jornadas de Zamora es el día de la presentación». Y eso sin restarle mérito a estupenda comida, con su cochinillo, su cordero… hubo quien tripitió algún plato, concretamente el entrante de morcilla picante, de tanto que le gustó.

Las jornadas

El cordero lechal

El cordero lechal

Una vez más, el equipo de cocina del restaurante Sancho II de Zamora se ha desplazado a Cádiz para ofrecer especialidades de la zona. La veterana jornada gastronómica ha optado por revalidar los sus chichas de matanza que se sirven con huevo, habones de Sanabria con su compango, cochinillo y cordero. En postres, se repiten las cañas y el pastel de queso, y en cuanto a vinos habrá dos opciones este año: la el tinto Parlaor Roble y el Elías Mora Crianza.
 La carta está disponible tanto al mediodía como por la noche y tanto en el restaurante como en la zona de barra. Durante estas jornadas el restaurante también mantiene su carta habitual. Los datos y precios están aquí.