Cada vez que coges un queso de la vitrina de un supermercado, una cabra gaditana pasa hambre. En este artículo, te explicamos por qué, cómo evitarlo, y cómo comprar a los productores de la provincia.

 

70, 80 y hasta 90 son las cifras que definen el desastre: son los porcentajes en los que se ha desplomado la venta de quesos en la provincia debido al Estado de Alarma. Los queseros intentan sobrevivir produciendo menos y reforzando su venta a distancia.

El sector quesero es una de las joyas gastronómicas de la provincia de Cádiz; suman tantos premios, nacionales e internacionales, que hace  mucho que perdimos la cuenta.  Pero no dejan de ser empresas pequeñas, cuya distribución se basa en dos pilares fundamentales: la hostelería, las tiendas de alimentación y la exportación. La hostelería está prácticamente cerrada -a excepción de los servicios a domicilio-, no se exporta y las pequeñas tiendas de alimentación siguen abiertas, pero su actividad se ha reducido drásticamente.  El problema está en el cambio de hábitos de consumo ligado al Estado de Alarma: la gente hace una única compra grande en un supermercado por temor al contagio. Y como los quesos gaditanos no se distribuyen en estas grandes superficies, apenas se venden. No queda ni el consuelo de ferias y mercadillos, también suspendidos hasta nuevo aviso.

¿Qué están haciendo las queserías de cara al público?

Estos son los canales de venta directa que mantienen las queserías consultadas: El Bucarito de Rota tiene su tienda abierta de lunes a viernes en horario de 8:00 a 15:00 horas, y además cuentan con venta online (aquí). El Gazul ha cerrado la tienda, que está situada en un polígono industrial devenido en desierto, pero continúan con la venta online (aquí) y por teléfono, a través del teléfono 956420307. En El Bosqueño han cerrado museo y tienda, pero siguen en internet (aquí) e incluso con una oferta para estos tiempos: han bajado los gastos de envío a 3,95 euros. Desde Quesos Payoyo han puesto en marcha un servicio de entrega a domicilio que funciona a través del formulario de la web (aquí) o llamando al 956461149 de lunes a viernes 9 horas a 14 horas. Hasta han hecho un vídeo para promocionarlo (lo puedes ver aquí).

No será el único vídeo que veamos estos días fomentando la compra de las queserías. Una iniciativa de dos expertos conocedores de estas empresas busca que los queseros hagan unos vídeos promocionales y ayudar así a un sector en horas muy bajas, que está arrastrando también a los ganaderos. La iniciativa está dirigida a todas las queserías andaluzas, y el vídeo se promocionará a través de sus redes sociales.

En la provincia, laAsociación de Criadores de Raza Payoya ha editado un vídeo para explicar que las cabras «no entienden de alarmas ni decretos», que necesitan salir al monte a alimentarse, deben ser cuidadas y ordeñadas a diario, y en el que animan a seguir confiando en el queso de cabra payoya

De puertas adentro

Los queseros afrontan como pueden esta drástica reducción de las ventas; casi todos nos explican que están realizando ERTEs. Como no se venden, todas han bajado la producción. Siguen haciendo quesos, pero las cámaras de maduración tienen un espacio limitado. Tanto El Bosqueño como Payoyo compran a ganaderos, y están haciendo todo lo posible por no dejar de hacerlo, aunque sí les están advirtiendo de que necesitan menos leche. «¿Cómo les voy a decir que no les recojo la leche? Somos como una familia», explica Miguel Gago de El Bosqueño.

El Bucarito produce leche para consumo propio, y El Gazul, además de hacer sus propios quesos, vende leche. Ya les han dicho que «levante el pie», que produzca menos leche.

Aquí es cuando las cabras pasan hambre

Ejemplar de cabra payoya.

Ya advertíamos al principio de esta historia que iba a haber cabras hambrientas. Porque si quien transforma la leche vende mucho menos, es lógico que compre menos leche. Pero el que produce la leche tiene unos animalitos que no puede dejar de ordeñar. Entonces, ¿cómo se produce menos leche? Nos hablan de dos métodos: ordeñando una vez al día a las cabras, y dándoles menos de comer para que produzcan menos.

Los queseros gaditanos cruzan los dedos para que el Estado de Alarma pase pronto y sus consecuencias no vayan más allá. Esto les ha pillado en el momento de mayor producción, cuando estaban dispuestos a lucir sus productos en unas ferias que han sido anuladas una por una. Jorge Puerto explica desde El Gazul cómo se ha ido a traste su distribución en Madrid y Barcelona. En Sevilla, hay un distribuidor confinado porque sus clientes eran los hosteleros y no tiene a quién vender. En El Bosqueño, una de las pioneras de la provincia, no recuerdan época tan mala como esta; desde los primeros tiempos, cuando nadie les conocía, no vendían tan poco. Esta quesería tiene hasta un Museo, y su tienda serrana es lugar de paso para los cruceristas pese a estar a cientos de kilómetros del puerto gaditano. Carlos Ríos de Payoyo vio como de sus pedidos ‘rebotaba’ en una frontera cerrada y volvía a Villaluenga. Yolanda Maya de El Bucarito apunta la fórmula para mejorar la situación: «Apostar por lo local, por lo más cercano -y no sólo en los quesos, sino en todo-«. Es la misma fórmula que recetan desde la quesería de El Bosque: «comprar nuestros productos es ayudarnos a nosotros mismos».

Y así es como nuestras cabras gaditanas, floridas o payoyas, dejan de pasar hambre: si se evita la tentación de la vitrina del super y se compra a los productores de aquí, a los queseros les volverá a hacer falta leche y a las cabras, recibirán comida para poder producirla dos veces al día.

La situación en el resto del país

Uno de los expertos en el sector quesero andaluz que promueve la realización de vídeos explica que en la comunidad son muy pocas las queseras con volumen de producción suficiente para vender a las grandes superficies, por lo que el sector está muy afectado. No sólo han perdido a la hostelería, sino que apenas venden al consumidor. Algunas empresas que se dedicaban solo a la transformación han dejado de comprar leche y producir; otras, que se dedicaban al queso fresco, ahora los están haciendo más madurados, e incluso hay algún caso de ganadería que ha preguntado sobre cómo hacer queso, una posibilidad que no es viable de forma inmediata por los requisitos legales.

Ayer mismo (1 de abril), el Gobierno hacía un llamamiento para aumentar el consumo de quesos, cordero y pescado fresco, debido al impacto que ha tenido en el mercado el cierre de la hostelería, que suponía según explicaba un tercio de las ventas de estos productores.

Frente a este panorama, llama la atención la denuncia hecha pública por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA): denuncia la importación de leche y derivados de Francia, Alemania y Portugal aprovechando la crisis del coronavirus. Asegura haber detectado la entrada en el país de estos productos «por debajo de costes». La organización ha cuantificado «hasta treinta camiones cisterna diarios, lo que supone alrededor de un millón de litros. Esta leche estaría destinándose a abastecer el incremento de demanda que se está dando en las superficies comerciales por los cambios en los hábitos de compra debido a la crisis por el coronavirus».

Guía de queserías de la provincia de Cádiz

Recetas queseras de la provincia: Que te la den con queso es una serie de recetas en las que diferentes cocineros de la provincia realizan platos con varios de los quesos más reconocidos de la provincia. Aquí, la colección Que te la den con Queso.

Más informaciones sobre el Estado de Alarma, aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome