Las cajas de mediasnoches de La Sorpresa. Foto: Cedida por el establecimiento