González Byass presenta su nueva Colección Tío Pepe Finos Palmas, «cuatro joyas de Jerez únicas que representan las edades de un mismo vino: Tío Pepe».

 

La Colección Tío Pepe Finos Palmas 2021 es la selección del «resurgimiento» en la vuelta a la normalidad frente a la pandemia, «un escenario en el que hacen su entrada cuatro vinos de Jerez únicos y que demuestran hasta dónde puede llegar la crianza biológica y el potencial de la variedad Palomino Fino. Se trata de la Colección Tío Pepe Finos Palmas», explican desde la bodega jerezana González Byass.

“Limpieza, finura y delicadeza en el aroma” son las características que, según define Manuel María González-Gordon en el libro “Jerez-Xerez-Sherry”, distinguen a los Finos Palmas, cuyo número de palmas es proporcional a su grado de vejez. Unos rasgos que Antonio Flores, el enólogo de González Byass, «muestra en cada saca de estos vinos de Jerez recuperados del pasado». Y es que, desde hace 11 años, el enólogo ha recorrido el interior de estas bodegas para descubrir, a través de la labor de selección y clasificación, «aquellas botas en las que el vigor de la flor ha otorgado un intenso carácter a Fino». Una labor en la que siempre le han acompañado una destacada figura del mundo del vino. En esta ocasión, ha sido el británico Olly Smith.

La Colección Tío Pepe Finos Palmas 2021 representa el estilo de González Byass y expresa, en cada Palma, la evolución de Tío Pepe. «Los Palmas de este año son un recorrido por la consistencia, el esplendor y la decadencia de la flor. Son una clase magistral de la crianza biológica a través de Una, Dos y Tres Palmas y que culmina con el Cuatro Palmas, un Amontillado Viejísimo que concentra lo mejor de la bodega y de Jerez».

Estos son los vinos, con las descripciones de la propia bodega:

Una Palma, 3.000 botellas. Procedente de las botas nº11, 84 y 90 de la Gran Bodega Tío Pepe, los 6 años de crianza bajo un intenso manto blanco de flor otorgan a Una Palma las características propias de la crianza biológica: frutos secos, panadería, talco y una agradable sensación sápida final. Su precio recomendado es de 19 euros.

Dos Palmas, 2.000 botellas. Dos Palmas procede de las botas número nº87 y 76 de la Solera de un Fino de la larga crianza que mantiene su línea de expresión intacta. 8 años de crianza para ofrecer un Fino viejo intenso, equilibrado y envolvente. Su precio es de 29 euros.

Tres Palmas, 1.000 botellas. Excepcional vino Fino Amontillado llevado al límite. 10 años de crianza biológica son testigo de la cesión a la oxidación más elegante. Un vino grande que resulta una experiencia irrepetible procedente de una sola una bota, la nº33. Cuesta 39 euros.

Cuatro Palmas, 500 botellas. 52 años de envejecimiento para este viejísimo Amontillado que ha alcanzado la gloria. Finura, elegancia y mil adjetivos más para este Cuatro Palmas. Una sola bota, la nº3, guarda este vino de leyenda que no requiere nada más que tiempo para su disfrute. El precio es de 116 euros.

Los vinos se pueden comprar en la web de González Byass (aquí).

Más información sobre la bodega aquí. 

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano