Mau Mau de Cádiz presenta una versión de las Korokkes  más cercanas al original nipón, con patata en lugar de bechamel. No es fácil encontrar esta elaboración así en la provincia.

 

En Japón también tienen croquetas, y se llaman korokkes. En verdad, lo que se hizo fue introducir la receta francesa allí en una época de aperturismo (la historia completa y receta, en este enlace de El Comidista), pero al llegar allí cambió un poco. Para empezar, se utiliza panko, el pan rallado japonés, y patata en lugar de la bechamel porque el tubérculo era más fácil de conseguir que la leche.

Hace tiempo que este plato de aprovechamiento y con carácter callejero llegó a España. En la provincia, ha sido incluso el primer protagonista de una Cata con Arte dedicada a Japón ya en 2012, pero lo cierto es que no es muy fácil encontrarla por aquí con todos sus avíos… hasta ahora.

Mau Mau está ofreciendo unos korokkes, con su patata y su panko, desde hace poco tiempo y fuera de carta, aunque el plato se quedará porque está gustando mucho. Se trata de una croqueta con la que aprovechan las piezas más pequeñas del salmón que se utiliza para otros platos, y que va con su cebolla, el puré de patatas y rebozado en panko. De acompañamiento, una crema de queso azul. Son las croquetas que puedes ver en la imagen de arriba, cedida por el establecimiento.

No es la primera korokke de este establecimiento situado en el Centro Comercial Bahía de Cádiz, aunque sí la que más sigue la tradición nipona. De hecho, uno de sus clásicos es la croqueta rebozada en panko de pulpo a la gallega, que se acompaña con mayonesa japonesa y pimentón, un bocado intenso que siempre sorprende a los que lo prueban por primera vez, según explica Sara Vargas. Eso sí, no lleva puré de patatas, sino bechamel.

Las precursoras: las croquetas de pulpo del Mau Mau. Imagen cedida.

La versión mitad y mitad

Hemos estado buscando más korokkes por la provincia y pese a que las croquetas siempre nos motivan mucho, no hemos tenido mucha suerte, la verdad (si sabes de alguna más, ponlo en comentarios). Sí la hemos localizado en Pazo de Iria, en Chiclana, donde hacen una versión que combina bechamel con puré de patata.

Se trata de unas croquetas de merluza y gamba que tienen en carta desde que abrieron, en el año 2017, y que siempre han seguido ahí porque gustan mucho. Realizaron muchas pruebas para dar con la fórmula actual, y se descartó usar sólo la patata: en su lugar, emplean una mezcla de patata y bechamel. Las croquetas se acompañan de una salsa de miso blanco.

La versión de Pazo de Iria lleva patata y bechamel. Foto cedida.

Más cositas japonesas en Mau Mau: el chirashi

Volvemos a Mau Mau, donde siguen incorporando nuevos platos de la cocina japonesa. Desde finales de mayo tienen chirashi, una ensalada que combina frutas, verduras y pescado y que más bien es «una forma diferente de comer sushi». Se parece al poke hawiano, pero admite más tipos de pescados y sólo una sala: la soja. El resultado, indica Sara, es una ensalada mucho más fresca. Como ejemplo, una de las primeras que pusieron, con tataki de atún rojo y langostinos, frutas, alga wakame y arroz.

Tres croquetas que no son del puchero

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano