El Pájaro Pinto abre provisionalmente en un establecimiento situado al lado, El Anticuario 1905, mientras se terminan las obras de su edificio. En el futuro, el negocio tendrá un comedor en la primera planta del inmueble.

 

A finales del año pasado, el Pájaro Pinto de la plaza del Tío de la Tiza cerró temporada y empezó una obra que afecta a todo el edificio donde se ubica. Y es que lo que inicialmente se planteó como una mejora en la cocina, acabó convirtiéndose en una reforma que está transformando este inmueble de arriba a abajo.

Las obras no han acabado, pero llegó el momento de iniciar una nueva temporada. Y el Pájaro Pinto, la terraza más demandada para comer caballas de todo Cádiz capital, volvió a abrir sus puertas, sólo que en otra ubicación: en El Anticuario 1905, el otro negocio que la familia tiene en la misma plaza del barrio de La Viña. La terraza está de momento algo reducida debido a la necesidad de alejar las mesas de la obra, explica Francisco Javier Saborido, pero sigue funcionando.

El edificio del Pájaro Pinto, en obras. Arriba habrá un comedor.

Así seguirá, calculan desde el establecimiento, hasta finales de junio, cuando finalicen las obras y el Pájaro Pinto pueda retomar su actividad. Lo hará con una cocina y unos baños renovados en la planta baja. Estas instalaciones ocupan prácticamente todo el espacio, antes y después de la reforma: el edificio no es tan grande como puede parecer desde la plaza, porque tiene mucha fachada, pero muy poco fondo. Si habrá en la planta primera un nuevo comedor, aunque no abrirá esta temporada, sino la siguiente. Una vez que Pájaro Pinto vuelva a su lugar original, El Anticuario 1905 volverá a su actividad habitual, más centrada en las tapas.

En este principio de temporada, la terraza de Pájaro Pinto abre todos los días (excepto los martes) en horario de almuerzos y cenas. Abrirá todos los días cuando avance la temporada.

El Bar Pájaro Pinto comenzó a funcionar en el año 79. La cocina se basa en los aliños y el pescado. Se puede comenzar por unas papas aliñás y luego seguir por algo de pescado frito o a la plancha. No faltan los clásicos como el adobo, los chocos o las tortillitas de camarones. Tienen también algún pescado de roca para plancha, aunque lo más típico es comer la caballa con piriñaca.

Más información sobre el establecimiento, aquí. 

…Y además