Atún de almadraba, arroces y guiños a algunas cocinas del mundo protagonizan la carta de este nuevo establecimiento que acaba de abrir sus puertas en uno de los epicentros gastronómicos roteños. Una decoración original inspirada en los cinco sentidos completa la propuesta.

La plaza Jesús Nazareno, con sus vistas al mar y las figuras del artista local Roman Lokati, así como la calle Higuereta, plagada de pizzerías, conforman uno de los epicentros gastronómicos de Rota. Con la intención de ofrecer una alternativa a la oferta culinaria de la zona, los jóvenes emprendedores roteños Abraham Ramírez y Jesús Ruiz abrían a finales de agosto La Tripona «un establecimiento de cocina actual con guiños a algunos países del mundo y mucho producto de la zona».

La decoración de La Tripona está inspirada en los cinco sentidos. Foto cedida por el establecimiento

La decoración de La Tripona está inspirada en los cinco sentidos. Foto cedida por el establecimiento

Para ello, Ramírez y Ruíz, también propietarios de una cafetería contigua llamada Toledo House, se han inspirado en una jugada de póker que recibe este curioso nombre tan barriguil para dar rienda suelta a su imaginación en lo gastronómico y visual. Así, los jóvenes roteños han diseñado una carta «muy variada e inspirada en nuestras continuas visitas gastronómicas allá donde vamos». En ella se da cabida desde un sandwich vietnamita, un ceviche peruano, o una pastela marroquí hasta a una importante apuesta por arroces de la tierra, atún rojo de almadraba o pescados de la Bahía. «El atún nos lo traen de Petaca Chico, la carne desde Vejer certificada como retinto o a través de la famosa carnicería Caníbal… Buscamos de lo bueno, lo mejor», explica Abraham Ramírez.

Ensaladilla de ahumados, una de las propuestas estrellas de La Tripona. Foto cedida

Ensaladilla de ahumados, una de las propuestas estrellas de La Tripona. Foto cedida

En este sentido, tapas y platos como el salmorejo de mango, la ensaladilla ahumada, las croquetas de setas y salicornia, cualquiera de las especialidades de atún o el cachopo Caníbal ya se han convertido en propuestas estrella para los clientes de La Tripona. También han obtenido gran aceptación algunas referencias gaditanas de su bodega como los vinos de sumiller de Aponiente Lucía Fuentes: el tinto Alinquindoi y el blanco Contratiempo. Por último, entre los postres caseros destacan la tarta de queso Payoyo y la torrija con leche merengada.

Su cocina ofrece algunos guiños a distintas gastronomías del mundo como esta pastela marroquí. Foto cedida

Su cocina ofrece algunos guiños a distintas gastronomías del mundo como esta pastela marroquí. Foto cedida

Y para concluir esta jugada de póker a modo de experiencia gastronómica integral, La Tripona propone a sus comensales, en palabras de Ramírez, «disfrutar de su visita con los cinco sentidos». De esta forma, el interior del local cuenta con un recorte de azulejos especiales realizado por los artistas roteños Verynoi Studio Ceramics and more que representan gusto, tacto, olfato, vista y oído. En esta línea, «buscando despertar lo sensorial no solo con los sabores. También con una lista musical cuidada y diferente, contraste de colores y texturas en nuestra decoración, olores…». El establecimiento posee además una amplia terraza donde también es posible disfrutar de los cócteles y bebidas de su contiguo Toledo House.

Más sobre La Tripona, aquí.