La bodega la ha comenzado en la Viña Dulce Nombre, viñedo localizado en el Pago de Carrascal, que inició su conversión a ecológica en 2017.

 

González Byass ha dado el primer paso de la elaboración de un vino de Jerez ecológico. Lo ha hecho con el inicio de la vendimia en la Viña Dulce Nombre, un viñedo de Palomino Fino situado en el Pago de Carrascal certificado como ecológico. Estas uvas vendimiadas en esta campaña serán el primer mosto que dará lugar a una Solera de un vino de Jerez ecológico. Es un «hito» en este proceso iniciado en 2017, año en el que se puso en marcha el proceso de conversión de la Viña Dulce Nombre, explican desde la bodega.

Durante estos años, los profesionales de González Byass han cultivado el viñedo siguiendo las directrices y reglamentación ecológicas. Se trata de un proceso basado en prácticas cuyo fin es el de conservar y guardar la esencia del viñedo de Jerez, de su terruño y de la tierra albariza. «Una filosofía que con delicadeza, mimo y cuidado» se ha materializado con la aplicación de prácticas como la vinificación de las uvas en la misma viña, concretamente, en el lagar de González Byass situado en Viña Canariera. A esta se suman la plantación de especies aromáticas como lavanda, tomillo y romero, la instalación de hoteles de insectos para aumentar la biodiversidad y mantener una población de fauna auxiliar para el control de plagas, así como una constante labor de monitorización del cultivo durante toda la campaña para evitar la prevención de enfermedades.

Esta iniciativa es «un paso más en el compromiso por la sostenibilidad de González Byass, una apuesta que se materializa en el plan 5+5 Cuidando el Planeta. Además, este proyecto camina hacia el Objetivo de Desarrollo Sostenible de Vida Ecosistemas Terrestres, unos de los cuatro que esta Familia de Vino y Spirits se ha comprometido a priorizar», indica González Byass.

Más información sobre esta bodega aquí. 

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz