El establecimiento cuenta ahora con un obrador propio, que también surte a otros establecimientos.

 

La cafetería y pastelería La Piccola Roma de Jerez se ha transformado exclusivamente en pastelería, si bien conserva algunas de las mesas que tenía anteriormente.

El motivo es que han abierto un obrador propio, del que se encarga la maestra pastelera e hija de los propietarios María Garzón. De esta forma, no sólo hacen dulces para el establecimiento de la calle Medina, sino también para otros. Actualmente tienen como clientes las panaderías La Esencia del Pan y Al Alba.

El número de dulces que ofrecen se ha triplicado: si antes solían contar con unos 20 tipos de dulces, ahora son unos sesenta. Aunque llevaban tiempo con la idea de abrir un obrador y centrarse en la pastelería, las limitaciones derivadas de la crisis del coronavirus les han hecho tomar la decisión. Pero esta, explican, es firme y la idea es continuar con esta línea aún cuando se vuelva a la normalidad: de hecho, el próximo paso será la elaboración de su propio pan.

Lo que no ha cambiado es la creación de una oferta de dulces y salados de cara a las mesas navideñas. La puesdes ver aquí:

Más información sobre este establecimiento, aquí. 

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano