La reforma ha querido dar un aire clásico al establecimiento fundado en los años sesenta. El estanco, antes situado dentro del establecimiento, se independiza. También han abierto en la plaza de la Iglesia.

 

La Pastelería Okay de La Línea ha reinaugurado, después de tres meses de reforma integral, su sede más antigua, la que está situada en la calle Real.

El establecimiento volvió a abrir el 10 de abril, una fecha señalada por ser Domingo de Ramos. Se trata del local donde Manuel Gavira abrió Okay hace ya sesenta años, por lo que esta ha sido una actuación emblemática para la familia, explica Tamara Pérez Gavira. La reforma ha sido largamente planificada. Durante un año han estado realizando el proyecto, que ha corrido a cargo de Casasola Arquitectos.

Se ha buscado la inspiración para el nuevo local en la esencia del primer Okay que abrió en la línea, con detalles como las pequeñas losas del suelo. Los azulejos tipo metro o los apliques dan un aspecto clásico a un local con guiños como el copero, que tiene aspecto de tarta invertida.

Un detalle del interior. Foto cedida. La de arriba es de Cosasdecomé.

El local ha ganado en luminosidad al ampliar los ventanales, y se ha acabado con una de las singularidades de la pastelería: la del estanco. Antes, el estanco estaba dentro de la pastelería, por lo que había que entrar en ella para realizar las compras. Tras la reforma sigue habiendo un estanco, pero está situado en un extremo del local y es independiente.

La reapertura de la pastelería y cafetería de la calle Real se suma a otra apertura más, la del despacho situado en la esquina de la plaza de la Iglesia. Anteriormente habían abierto un nuevo establecimiento en la Venta Melchor (más datos aquí).

Más información sobre el establecimiento aquí. 

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz