El establecimiento, con una atractiva terraza al mar elabora su propia pasta y tienen una amplia colección de vinos italianos. Ofrece versiones clásicas y fieles a sus orígenes de recetas como la carbonara o la bolognesa

 

En medio de las dunas y rodeado de decenas de deportistas haciendo kitesurf con sus llamativos «paracaidas», se aparece, en plena playa de Los Lances una estructura como de cubo alargado realizada en madera. En la parte de delante destaca la terraza, también en madera, cubierta con una estructura que deja pasar parcialmente la luz y con unas paradisiacas vistas a la playa.

Pero si  el exterior es elengantemente llamativo, el interior no se queda atrás. En las mesas, también de estilo rústico, no hay manteles, pero si unas botellas con flores como de papel saliendo del gollete, lo que le da a la estancia calidez. En las paredes llaman la atención tres cosas: una larga estanteria de vinos, un expositor donde se pueden ver, crudas, las pastas que elaboran en el establecimiento y una segunda vitrina llena de chacinas y quesos italianos, los que utilizan para elaborar sus platos.

La Osteria del Sole es un restaurante italiano…pero no una pizzería. De hecho no las hay en la carta, donde la pasta es la gran protagonista, pero no la única. Una osteria sería  un tipo de establecimiento italiano que se podría traducir por lo que aquí llamamos la casa de comidas, sitios donde se sirve una cocina tradicional de calidad.

Lo de ofrecer calidad fue lo que llevo a Sergio Mangiavillano y a Maximiliano Rottura a poner en marcha su establecimento hace 5 años. No es un sitio de paso. Se accede por un carril, el mismo por el que se accede a la playa y el restaurante está junto a un amplio aparcamiento.

Terraza de La Osteria del Sole. Foto: Cosasdecome

La carta llama mucho la atención y el sitio, que tiene capacidad para unos 40 comensales, está lleno de detalles. Hasta el agua mineral que te ofrecen la traen de Italia y el pan también lo elaboran ellos mismos. Al traerte el menú, viene también la carta de vinos, una carpetilla en la que se puede encontrar un listado de más de 30 tintos italianos,  otro número también importante de blancos y también incluso algunos espumosos traidos desde este país, además de champagnes franceses. Rottura se confiesa un gran aficionado a este mundo y destaca que «aunque ahora con la Pandemia hemos reducido algo la carta, hemos llegado a tener hasta 300 referencias». Hay de todo, desde albariños o verdejos de vendimia nocturna españoles hasta pinot bianco o chardonnay traidos de Italia. En los tintos desde Vega Sicilia hasta italianos de la Denominación de origen Bolgheri, de La Toscana. En precios, hay también para todos los gustos desde un verdejo de vendimia nocturna a 19 euros la botella hasta un tinto de la zona Bolgheri, el Tenuta San Guido – Sassicaia que se cotiza a 420.

Comedor de La Osteria del Sole. Foto: Cosasdecome

En lo que es la comida, la carta, que varía durante el año en función de los productos de temporada, se divide en dos apartados, una entrantes y luego la parte dedicada exclusivamente a la pasta.

En cuanto a los entrantes prestan especial atención al  pescado que viene de zonas como Galicia o la costa de Cádiz y Huelva. De hecho Rottura es un especialista en comercialización de pescados «por lo que tratamos de tener muy buena materia prima», destaca. Así ahora en verano tienen unas brochetas de pescado y verduras que hacen en una barbacoa japonesa. Suelen tener pez limón, mero gris, corvina o lubina para elaborarlas. También cocinan con el atún rojo del Estrecho que comercializa la firma Mackintosh y con el que elaboran tataki, tartar o cocinan la ventresca a la parrilla acompañada de zanahorias a la barbacoa, avellanas y salsa holandesa al estragón.

Paisaje desde la terraza. Foto: Cosasdecome

Destacan que los cocineros son también italianos y han pasado por restaurantes de alta cocina. En el apartado de entrantes quizás el plato que más llama la atención es una berenjena «triple cocción». Se trata de berenjenas que pasan por fritura y por horneado, este último a dos temperaturas diferentes durante el proceso. En el plato se presenta la pieza entera, incluido el rabito, y cubierta, por encima de nduja, un embutido italiano que recuerda a la sobrasada pero que tiene un sabor picante. La textura de la verdura resulta muy agradable, tierna, pero sin perder la forma y el embutido le da intensidad. Por eso, para recuperarse, ponen al lado una crema de queso de cabra. Para acompañar rebanadas de pan que elaboran ellos también en el establecimiento.

La berenjena triple cocción. Foto: Cosasdecome

Sin duda alguna el apartado más  llamativo de la carta son las pastas. La mayoría las elaboran «al huevo» y todas son hechas en su cocina. El surtido es amplio: Spaghetti, tagliatell, maccheroni, lenguine, ravioli…

El expositor con las pastas. Foto: Cosasdecome

La que tuvimos oportunidad de probar, unos spaghetti con carabineros de Huelva salteados y otros a la carbonara llaman la atención por estar en un estado «al dente» de lo más apetecible. En el restaurante señalan que «tratamos de cuidar mucho todos los ingredientes. Hacemos una cocina sencilla y, por tanto, todo tiene que estar muy cuidado para que destaque». De hecho las harinas con las que elaboran la pasta vienen de Italia.

Sin duda alguna los spaghetti a la carbonara destacan. Se elaboran no con bacon, como estamos acostumbrados a verlos aqui, sino con guanciale, un embutido italiano que se realiza con carrillada de cerdo. Lo primero que se hace es refreir el embutido de carillada partido en tiras y en la grasa que deja se salteará luego la pasta ya cocida. Paralelamente se realiza la salsa. No lleva nata ya que en el establecimento destacan que la receta original, no se usa este ingrediente. Lo que hacen es hacer al baño maría una salsa que elaboran con yemas y clara de huevos ecológicos. En concreto en proporción de tres a uno. Por cada tres yemas de huevo incorporan la clara de uno de los huevos. A esto le añaden quedo pecorino de oveja. Al final se juntan todos los ingredientes y se sirve el plato. La sensación es comer la pasta con una especie de crema que la rodea.

Los espagueti a la carbonara. Foto: Cosasdecome

Para la bolognesa hacen también una mezcla de carnes de cerdo y ternera que se cuecen durante seis horas con verduras y tomate. Hacen también la pasta con cigalas o con almejas gallegas, con mejillones o rellena con verduras y queso Ricotta.

Los postres también son de elaboración propia y llevan sello italiano.

Horarios, localización, teléfono y más datos de la Osteria del Sole, aquí

Aquí la guía gastronómica de Tarifa

Más restaurantes italianos en la provincia de Cádiz, aquí

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz