El establecimiento chiclanero apuesta por un formato de media ración, que permite a sus clientes probar una mayor variedad de platos.

 

Pazo de Iria de Chiclana ha renovado su carta, en la que hay bastantes novedades. De hecho, el establecimiento no duda en denominar como «revolución» el cambio introducido en su oferta gastronómica.

Para empezar, el establecimiento ha decidido apostar por un formato más pequeño, aproximadamente de media ración, que permite probar más platos y que es más del gusto de los clientes chiclaneros, habituados al tapeo. De esta forma, muchas de las elaboraciones están disponibles así y también como ración. También han querido dar un toque más innovador e internacional a la carta. Y eso que Pazo de Iria siempre ya desde siempre es un establecimiento muy innovador: se basa en la cocina y los productos gallegos, pero presentados y tratados de forma más original, lejos de la típica empanada y el pulpo a feira

De esta forma, aparecen platos nuevos como el Ravioli de merluza gallega en salsa marinera, la Musaka chiclanera, llamada así por lleva morcilla de Chiclana, o la ensalada de moda, el poke, que elaboran con atún rojo y kimchi. Por lo demás, en la carta no faltan los arroces (negro con calamar, con carabinero, con setas y pulpo o un risotto de queso payoyo con carrillera de cerdo ibérico), y una variedad de pescados y de carnes, precedidos un surtido de entrantes fríos y calientes y, para finalizar, los postres de la casa -filloas incluidas-.

Algunos de los antiguos platos han desaparecido, pero desde el establecimiento consuelan a los clientes nostálgicos: algunos volverán transformados en sugerencias fuera de carta.

Puedes ver la carta completa aquí.

Más sobre el establecimiento, aquí.

¿Quieres saber cómo se come en este establecimiento? Tienes una crónica aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome