El establecimiento de Marco Conte cambia a un local situado enfrente, más grande, donde ofrecerá nuevas elaboraciones que seguirán la misma filosofía que tenían su pizzas: transformar la comida rápida en comida sana.

 

«Aquí lo único que tenemos congelado es el hielo», asegura Marco Conte. El propietario de La Pizzetta anda en plena mudanza. Ya han cruzado de acera a acera 1.500 kilos de horno, de la antigua Pizzetta & Co a la futura Gozo Napolitan Slow Food.

Y es que la original pizzería se traslada y, de paso, se transforma. La Pizzetta abrió en 2015 en un pequeño y céntrico local de 32 metros cuadrados, el número 19 de la calle Bolsa. Allí, en un entorno con un toque underground, se ha rendido culto a la pizza tradicional italiana, con masas reposada dos días para su fermentación, tomate San Marzano, horno de leña y con ingredientes de calidad, en muchas ocasiones de la zona. El establecimiento ofrecía pizzas clásicas y algunas gourmet, con ingredientes como boquerones de Barbate y Manzanilla de Sanlúcar a carne mechada.

Pero surgió la oportunidad de hacerse con un local mayor situado justo enfrente, en el número 10, y Conte ha decidido mudarse para ganar espacio. El cambio no será sólo de ubicación: el local cambia de nombre y también seguirá la misma filosofía que las pizzas en más platos que se identifican con la llamada comida rápida. Se trata, indica, de comida pensada para todos los públicos, elaborada con productos sanos y de cercanía, sin conservantes y con las salsas que se realizan en el establecimiento y su toque italiano… Aún está elaborando la carta, pero Conte ya adelanta que habrá hamburguesas con carnes y con un pan de leche muy cuidado. También habrá opciones para los veganos.

El establecimiento se prepara para abrir a finales de mayo, y cuenta con terraza.  La idea es recrear en el interior una calle de Nápoles con sus tendederos, material industrial y rústico, y también reciclado para transmitir un mensaje de compromiso con la sostenibilidad. En letras de neón, la frase «Que el fin del mundo te pille Gozando», una adaptación de uno de los versos de la canción Noches de boda de Joaquín Sabina, «Que el fin del mundo te pille bailando».

Gozo ya está abierto, aqui tienes toda la informacion sobre su ubicación, teléfonos, reservas y más datos actualizados.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano