Ofrecen pizzas con masa de elaboración propia, patatas fritas con salsas y helados. En las próximas semanas añadirán también servicio a domicilio

 

La familia Torres Palomeque, que gestionan los conocidos establecimientos de Sanlúcar, la Taberna El Loli y Trasiego, ha puesto en marcha «Macana» una tienda especializada en pizzas para llevar y a la que también añadirán servicio a domicilio. El establecimiento está situado en la avenida de las Piletas número 53.

«Nos encantan la pizzas a toda la familia y cuando surgió la Pandemia viendo que podiamos hacer nos pareció interesante apostar por algo diferente a lo que tenemos y que también nos abriera a otros públicos. Así surgió Macana» señala Manuel Torres, titulado por la Escuela de Hostelería de Sanlúcar El Picacho y que se encarga más de cerca del nuevo establecimiento.

El establecimiento tiene más de 80 metros cuadrados y está situado en la esquina entre las avenidas del Quinto Centenario y Las Piletas en el local que ocupaba El Frenazo. La decoración del establecimiento corre a cargo del prestigioso interiorista Christian Harhoff, el mismo que desarrolló la nueva imagen de El Loli y también Trasiego.

El nombre de Macana, también surgió en una reunión familiar «y es algo muy bonito», señala Manuel. Es la unión de la primera sílaba de los nombres de la tercera generación de la familia: Manuel, Mateo, Carla y Natalia, los cuatro nietos de Manolo Torres y Mari Palomeque, los fundadores de El Loli.

El sitio funciona tan sólo como tienda para llevar, no tiene mesas y basa su oferta en tres productos: pizzas, patatas fritas con diferentes salsas y helados. Desde noviembre, cuando abrieron el establecimiento, funcionan como despacho y sólo abren por las noches, pero la idea es incorporar en las próximas semanas un servicio a domicilio que será gestionado por ellos mismos. En este sentido una de las novedades técnicas del establecimiento será que no funcionarán por teléfono sino a través de una página web (verla aquí) y una aplicación para móviles que servirá para hacer los pedidos.

Así es el despacho de pizzas de Macana. Foto: Cedida

El producto estrella son las pizzas. Manuel Torres explica «que la masa la elaboramos nosotros con una harina especial y con denominación de origen que viene de Italia. Además utilizamos aceite de oliva y llevan un reposo mínimo de 24 horas. Esto hace que sean más ligeras y digestivas».

Las pizzas son de 45 centímetros de diámetro, «para tres personas», señala Manuel y «con nuestro propio estilo, masa fina y unos bordes más altos». Las pizzas se venden enteras (están listas en unos diez minutos después de realizar el pedido) o también se pueden adquirir por cuñas: «Normalmente en la tienda tenemos seis variedades disponibles que se pueden comprar de esta manera».

El surtido es amplio y está dividido en tres grandes apartados: El primero está dedicado a los clásicos con 8 variedades que van desde la típica margarita hasta la de pepperoni, un embutido muy parecido al chorizo. De todos modos tienen la «marca de la casa», donde suelen cuidar mucho el producto. Así la margarita lleva queso tipo mozzarella fresca, unos tomates sherrys y también aceite de albahaca, mientras que no falta una vegetal con verduras frescas u otra «rural» con pollo, bacon y champiñones frescos.

Así son las pizzas de Macana. Foto: Cedida.

El cliente también se puede elaborar su propia pizza al gusto eligiendo entre 21 ingredientes. El último apartado está dedicado a las pizzas «gourmet» en la que hay otras doce propuestas. Hay una bautizada con el nombre de «Barbate» y que lleva atún, que nos traen de Herpac, señala Manuel, y que se acompaña con cebolla morada y salsa chimichurri. Hay también una de cuatro quesos con el toque original de un poco de tomate dulce o una de miel y mostaza que lleva, además, pollo, queso brie y cebolla crujiente.

En este apartado se pueden encontrar también otras propuestas originales como la ranchera que lleva sobre la pizza patatas fritas, bacon y salsa ranchera o la ibérica que lleva salmorejo y paletilla de jamón, de la misma marca, Galván, que gastamos en El Loli, destaca Torres Palomeque.

No falta tampoco la pizza «blanca», sin tomate y que lleva champiñones naturales, cebolla morada, bacon y un toque de pimienta negra o la «americana» con bacon, pepperoni y «pulled pork», un guiso de carne que viene de Estados Unidos y que consiste en hacer cerdo a baja temperatura hasta que quede muy tierno. Luego la carne se deshilacha y se sirve. La que utilizan en Macana está elaborada por ellos mismos.

El precio de las pizzas entre los 15,96 y los 17,95 euros, mientras que las porciones salen a dos euros. (pinchando aquí puede verse la carta completa con todos los precios).

La segunda pata de la carta son las patatas fritas acompañadas de varias salsas. «Son unas patatas finas y crujientes» que se pueden acompañar tan sólo con ketchup, mayonesa, alioli o salsa barbacoa o bien ya optar por combinaciones más suculentas como la macana (mozarella, cebolla morada, pulled pork y salsa de queso Cheddar) o las de estilo americano con pepperoni y bacon crujiente, además de dos tipos de queso.

Otra de las notas curiosas de la carta es que tienen disponibles para acompañar a esta comida algunos vinos, que también se servirán a domicilio.

La oferta de Macana también incluye postres a base de helados, que también se elaboran en el establecimiento. Son del tipo que se conocen como «soft», más cremosos y que se sirven en vasos. Aquí el toque de la casa está en que tienen uno basado en la famosa tarta de plátano que elaboran en El Loli.

Horarios, localización, teléfono y más datos de Macana Pizza, aquí.

Aquí más información sobre la taberna El Loli

Aquí más informacion sobre Trasiego

…Y además

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz