Esta familia de Conil, que regenta la frutería Meldie, aprovecha las verduras que ellos mismos cultivan como base para poner en Bahía Blanca, en Cádiz, una exitosa tienda de comida preparada en la que la cocina está al mando de los conocidos cocineros Juan López y Ángel Ramos

 

«No somos tu abuela pero intentamos cocinar como ella» dice un letrero grabado en la fachada de «La Evolución», una tienda de comida preparada que se ha convertido en toda una «revolución» en la zona de Bahía Blanca de Cádiz, a pesar de que aún no lleva abierta ni un año en la esquina de Santa Cruz de Tenerife con Avenida de La Marina. Muy cerca del letrero, ya en el interior del establecimiento, en estado de limpieza de esos llamativos, dos grandes vitrinas acogen decenas de pequeñas fiambreras con los guisos del día. «Esto varía a diario. Cada jornada tenemos cosas diferentes» señala Diego García Muñoz, 42 años y uno de los tres hermanos que comanda el negocio. Hace pocas horas había mostrado a sus más de 700 seguidores por WhatsApp un video en el que se podía ver como se arrancaban del huerto que tienen en Conil las acelgas con las que se harían los garbanzos que tenían ese mismo día a la venta en la tienda.

Expositor de comidas en La Evolución. Foto: Cosasdecome

Cada tarde a eso de las ocho, todos los que están suscritos a su lista de distribución a través del móvil (679968919) reciben la lista de platos que habrá disponibles al día siguiente «y ahí empieza la cosa a funcionar» señala Diego. «Los clientes van solicitando los platos que quieren y nosotros vamos apuntando. Si vemos que se acaban las raciones de alguno de ellos, pues lo avisamos también. Esto nos permite, cuando es posible, si hay materia prima y tiempo suficiente» aumentar el número de unidades de platos que preparan. Los platos siempre son individuales. «Preparamos tarrinas de entre 400 y 500 gramos de peso, dependiendo del plato pero siempre pensado para una persona o para compartir una tapa dos».

García Muñoz destaca que «aquí todo es artesanal. Trabajamos con materia prima fresca y por eso no podemos hacer gran cantidad». De todos modos, en la cocina trabajan ya cuatro personas, en los cerca de 11 meses que llevan funcionando han doblado la plantilla que cuenta ya, además de con los cuatro cocineros, con dos personas para atender la tienda, además del propio Diego García Muñoz.

Este frutero, que desde pequeño comenzó a trabajar junto a su padre en el negocio de la familia, tenía claro «que queríamos poner algo más. Queríamos evolucionar en nuestro negocio. La evolución siempre ha sido lo que nos ha enseñado mi padre, que puso en marcha esto allá por 1968. El comenzó sólo con una pequeña frutería. Luego hemos añadido carnicería, un pequeño almacén de ultramarinos e incluso pescadería con productos que traemos desde Conil. Hemos convertido la frutería en un sitio donde puedes comprar todos los productos frescos. Además también tenemos distribución para hostelería. Por eso queríamos dar otro paso hacia delante». Primero pensaron en un bar, pero en el camino se cruzó Juan López, el que ha sido durante cerca de 30 años jefe de cocina de El Ventorrillo del Chato. Había dejado su trabajo en el restaurante. «Somos amigos y le comenté el proyecto. Él me dijo que no lo veía, y fue el que me sugirió lo de la tienda de comida preparada». Al proyecto se sumó otro cocinero de los brillantes de la provincia, Ángel Ramos, también formado en el grupo El Faro y que regentó el famoso restaurante El Balneario. Ellos son los que llevan las cocinas del establecimiento. «Hacemos cocina casera, sana, de la que te gusta  comerte en tu casa todos los días» señalan estos veteranos profesionales que tienen ya 55 y 54 años respectivamente.

Juan López, Diego García y Ángel Ramos delante de una de las vitrinas de La Evolución. Foto: Cosasdecome

Ramos corta una a una unas rodajas de berenjenas que fríen en un perol de aceite para hacer uno de los platos de éxito de la casa «la musaka». López se está ocupando de ultimar la tarta de galletas y chocolate que ponen de postre. La cocina es amplia y mantiene el mismo «estado de revista» que la tienda. Cada día preparan unas treinta especialidades diferentes que van desde los aliños o la ensaladilla hasta guisos de carne y pescado, potajes o algunos platos más difíciles de ver en estas tiendas como unas verduras hechas al vapor perfectas de cocción. Hay también botes de puchero, con sus tropezones y cremas de verduras. Los sábados hay arroz y dispensan también algunas exquisiteces como el jamón ibérico que cortan a cuchillo.

Han llegado ya las primeras tagarninas y «para mañana las vamos a tener esparragás. Aquí hacemos una comida que puedas calentar en casa sin que pierda sus principales cualidades. Lo cuidamos todo mucho. Si tenemos croquetas, el cliente se las lleva sin freír, para que estén perfectas.». Lo que tiene más éxito es el pollo, los pimientos del piquillo rellenos de pescado o el menudo. Cada plato tiene delante un letrero en el que detallan todos sus ingredientes.

Por el momento abren sólo por las mañanas, de nueve y media a tres y media, aunque quieren ampliar el horario próximamente y también abrir por la noche. También cuentan con servicio a domicilio en la ciudad de Cádiz, que atienden ellos mismos ya que cuentan con tres furgonetas que usan también para la distribución de frutas y verduras para la hostelería.

Los proyectos de futuro también pasan por habilitar junto a la tienda un pequeño espacio de degustación y también poner en marcha una nueva página web que permita a los clientes hacer directamente los pedidos. Diego García señala que «queremos seguir evolucionando, de forma tranquila, pero seguir hacia adelante. Por el momento estamos muy contentos porque hemos obtenido el respaldo de nuestros clientes y eso nos hace muy felices».

José Antonio, Isabel y Diego, junto a su padre Melchor García, el fundador de la empresa. Los 4 se encuentran en la frutería de la familia en la calle Santa Cruz de Tenerife: Meldie. Foto: Cosasdecome

La historia de los García Muñoz comienza en 1968. Melchor García, natural de Conil y que acababa de terminar la mili trabajando de «marmota» para un comandante lo puso todo en marcha. Tenía entonces 22 años y decidió buscarse las papas con una tienda en la que vendería algo que conocía bien, las frutas y las verduras. Proveniente de familia de agricultores aplicó de inmediato eso de la evolución y desde el principio ya tenía en su frutería de la calle Santa Cruz de Tenerife servicio a domicilio. De ahí, de ese local, no se han movido. Han ampliado el establecimiento y cuentan ya con 15 trabajadores, pero siguen en el mismo sitio. Meldie (Melchor y Diego) nacería unos años después cuando empezaron, ya con su hijo Diego trabajando, a servir frutas y verduras a los restaurantes. Luego se han incorporado al negocio también José Antonio (37 años) que es el que lleva la tienda que tienen en Bahía Blanca y la del casco antiguo e Isabel, la mayor de los hermanos, con 45 años, y que dejó su trabajo como abogada para llevar la parte administrativa «y los numeritos» de la empresa familiar. En este tiempo han abierto también una frutería en el casco antiguo de Cádiz, Juan y Juani, en la calle Manuel Rancés y ahora, desde diciembre de 2020, tienen la evolución «una historia que nos tiene completamente ilusionados» destacan. Mantienen también su propio huerto en Conil donde cultivan algunos de los productos que comercializan y a ello unen lo que producen otras huertas de la familia «y lo que compramos en lonja».

Horarios, localización, teléfono y más datos de La Evolución, aquí.

Más tiendas de comida preparada en Cádiz, aquí

Aquí el buscador de comida a domicilio de la provincia de Cádiz

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz