El establecimiento ha duplicado el espacio dedicado a la venta en este local, y mantiene el obrador a la vista de sus clientes.

 

La Cremita de Chiclana ha reabierto el despacho de su obrador, situado en la calle del Levante, en el Polígono de Pelagatos.

El local, explica, Angeles Aido, ha ganado espacio. El despacho se había quedado pequeño, por lo que decidieron ampliarlo con parte del que destinaban al almacén de harina. Saldaña Decoradores se ha encargado de dar un toque moderno a la nueva decoración durante el mes de obras. En ese tiempo, la actividad no ha parado: instalaron un despacho provisional en otra parte del almacén.

Dani Ramos, en el nuevo establecimiento. Fotos cedidas.

Aido indica que lo que no ha cambiado es algo que se ha convertido en una seña de identidad de La Cremita: el obrador sigue a la vista, así que los clientes, mientras compran pan o dulces, pueden ver cómo Dani Ramos los hace y los mete en el horno. «Lo bonito -explica- es no ocultar nada».

Además de este despacho, La Cremita cuenta con dos cafeterías. Tienes más información aquí.

El exterior.

Pinchar para disfrutar de este chuletón