Aguatapá, abierto el pasado año en el Paseo Marítimo de Cádiz, incorpora a su cocina a José María Beardo, un cocinero enamorado del pescado.

 

«Yo lo pesco, lo limpio, lo cocino… y me lo como». José María Beardo tiene de siempre un barquito en La Caleta y ahora una cocina en el Paseo Marítimo: la del Aguatapá.

Este establecimiento abrió en verano de 2019 en un sitio privilegiado: en Amílcar Barca, la zona del Paseo Marítimo que está a la altura de la playa de Santa María del Mar. Cuenta con una terraza, situada un poco en alto, lo que permite disfrutar mejor de las vistas. La iniciativa fue de Raquel López, propietaria del Muelle Uno y Al lado del Muelle en el casco histórico y de la Bocatería, a escasos metros de Aguatapá.

Desde el primer momento, la apuesta fue por el pescado: incluso cuentan con una parte consagrada al freidor tradicional. Tan sólo hay alguna concesión a los carnívoros, como la presa.

José María Beardo, en Aguatapá. Fotos de Cosasdecomé.

Ahora, la llegada de un nuevo cocinero al establecimiento refuerza aun más esta conexión con los productos del mar. José María Beardo abrió en su día el Burguer Falla en las cercanías del teatro, llegó a ser jefe de cocina en el Hotel Catedral y, por último, estaba trabajando en el Hotel Playa Victoria, actualmente cerrado debido a la pandemia.

La llegada del cocinero no ha supuesto un cambio de carta, porque el establecimiento tenía muy clara qué línea quería seguir: la misma que les ha procurado una clientela fiel o un segundo premio en la Ruta del Tapeo por su Caballa con fideos 3.0.

«Nos hemos entendido perfectamente desde el primer momento», explica Raquel. Indica que han encontrado en el cocinero a un amante del pescado y que conoce a la perfección el producto; «desde chico», según explica él mismo. Sí han variado los platos fuera de carta, donde Beardo desarrolla otro de sus fuertes: la cocina de aprovechamiento.

El nuevo cocinero se incorporó en octubre y su llegada ha tenido muy buena acogida; consiguieron batir el récord en duración de un arroz de domingo: voló en 15 minutos.

Más información sobre este establecimiento aquí.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano