El establecimiento del Paseo Marítimo de Cádiz tiene uno de sus pilares en sus numerosas jornadas gastronómicas

 

La última “expedición” ha estado dedicada a la carne de vaca gallega en la que han presentado varias formas de comer esta prestigiosa carne de vacuno. En otras ocasiones le toca a las alcachofas o las hamburguesas. Aunque la que tiene más éxito, tanto que la repiten hasta tres veces al año, es la que dedican al cachopo, el primo asturiano del San Jacobo, unos filetes empanados que rellenan con jamón ibérico y queso de oveja.

Juan Ponce de León, gaditano y de 53 años, “zarpó” con La Atrevida en el año 2016. Es “marinero” experto. De familia hostelera, empezó muy joven a trabajar en los bares. Su primera experiencia fue fregando vasos en la conocida bolera Las Caracolas para luego pasar ya como camarero al Noray de los hermanos Galnares donde aprendió mucho de hostelería, tanto que se atrevió a poner en marcha su propio negocio, de copas, que se convirtió en todo un éxito: El Pokoloko al que luego seguiría también El Yunke.

Ponce de León también fue socio de otro local que marcó historia en Cádiz, La Mirilla y puso en marcha la cafetería Capuccino and Company que funciona en la planta baja de El Corte Inglés, en la zona cercana a la tienda gourmet.


De todos modos reconoce que su proyecto, en el que tiene puestas más ilusiones es La Atrevida, un local que “siempre hemos querido que sea muy gaditano y enfocado al mar, que es nuestro principal tesoro… estamos, además, frente a la playa”. Señala mientras que por la puerta entra un buen surtido de urtas y bocinegros, pescado de roca que ofrecerán como producto fuera de carta a los que se acerquen por el restaurante situado en la avenida Amílcar Barca número 45.

La urta, una de las especialidades de La Atrevida. Foto: Cedida por el establecimiento.

El local está lleno de motivos marineros. Hay estructuras de pescados, los pies de las mesas están recubiertos de maromas y hasta los toldos de la terraza, que son movibles para adaptarse al tiempo, tienen forma de vela. Lo de La Atrevida es el nombre de uno de los barcos que integraron la expedición Malaspina, unos buques que salieron de Cádiz a finales del siglo XVIII para una expedición científica.

El local tiene capacidad para más de 100 personas y la carta es común para todo el establecimiento. Hay algo de tapas pero lo habitual es que la gente acuda sobre todo a comer “con la posibilidad luego de tomarse una copa, porque es una terraza muy agradable” señala Juan Ponce de León.

La terraza de La Atrevida. Foto: Cosasdecome

El estilo de cocina de La Atrevida es tradicional. A cargo de los fogones, desde que abrió el sitio, está Juan Izquierdo, un veterano profesional experto en arroces, una modalidad que domina a la perfección ya que estuvo varios años trabajando en Alicante. En la carta hay varios que van desde el del señorito de mariscos hasta uno de verduras.

“Intentamos tener una carta variada, de estilo tradicional y al gusto de todos los públicos” señala Juan Ponce. “Ahora, tras la reapertura, con esto del Coronavirus, estamos muy contentos con la respuesta del público que está acudiendo a nuestro local. Nuestra clientela es mayoritariamente de Cádiz y esto nos está ayudando en circunstancias como estas”.

Horarios, localización, teléfono y más datos de La Atrevida, aquí.

¿Qué es la urta, uno de los pescados más característicos de Cádiz? aquí todas las respuestas

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome