El chef de La Carboná de Jerez ha creado varios platos para los restaurantes y ha introducido jereces en sus cartas. También ha ofrecido cuatro cenas en las que los vinos jerezanos estuvieron muy presentes.

 

El chef Javier Muñoz de La Carboná de Jerez ha estado dieciocho días en cuatro ciudades de México (Guadalajara, Santiago de Querétalo y San Miguel de Allende) invitado por el Grupo Pasta para incrementar la carta de platos de sus restaurantes. Es la segunda vez que la cadena cuenta con el cocinero español y que Muñoz regresa a México, después de seis años, para maridar la gastronomía italiana con vinos de Jerez.

Entre los platos que ahora se han añadido a la carta de Il Doumo se encuentran el Paté de Pichón elaborado con Pedro Ximénez, «que al combinar su sabor dulce con los hígados dan como resultado una fusión espectacular», explica el cocinero. También rabo de toro y las gambas de Denia. Y por último, los raviolis, resultado de una salsa hecha con fino y helado de queso.

Además del trabajo en cocina, Javier ha realizado labores de sumiller y presentación de los vinos jerezanos en sala. En total, han ofrecido cuatro cenas para 250 personas en las que adaptó su estilo culinario a la gastronomía italiana de Il Doumo. Una fusión hecha con vinos de Jerez y maridada a su vez con vinos de Jerez. Entre los vinos seleccionados, Amontillados de González Byass, Pedro Ximénez Rey Fernando de Castilla, vinos de Lustau, de Cruz Vieja y de Fernández-Gao.

Durante todo el viaje, Javier estuvo acompañado por los chefs corporativo y creativo del Grupo Pasta, Max Covaliu y Rodrigo Cruz, respectivamente.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome