El establecimiento pasa a ofrecer medias raciones y raciones de recetas inspiradas en tres comarcas gaditanas y Andalucía.

 

La Tacita del Atlántico, en el Hotel Atlántico de Cádiz, ha modificado la oferta gastronómica de su zona de tapeo para pasar a convertirse en un restaurante «con identidad propia», de carácter más informal y sólo con raciones para compartir, según explica Paradores, que ha diseñado para el segundo restaurante del hotel una oferta culinaria basada en tres comarcas gaditanas y en Andalucía.

La transformación se enmarca dentro de una actuación realizada por la empresa estatal en doce de sus establecimientos en una apuesta «por la gastronomía regional» que seguirá extendiéndose a otros hoteles. Los nuevos restaurantes, indican, complementan la oferta de los tradicionales con los que ya cuenta. Estos espacios tienen también una imagen nueva identificada con la ubicación de cada parador.

Los doce nuevos restaurantes se dividen en torno a dos temáticas diferentes: los de interior se identifican con la cultura de su región y los de costa se inspiran en la influencia marina.

La oferta que ha diseñado el equipo de Restauración está basada en las señas de identidad de la hotelera pública: la cocina regional, los productos locales y las recetas tradicionales de cada zona, tanto en la comida como en la bebida. «Los clientes podrán degustar productos típicos y platos emblemáticos de cada comarca donde se ubica el parador».

La Tacita del Atlántico

En el caso de Cádiz, La Tacita del Atlántico ya había funcionado como un bar de tapas de cocina tradicional (más datos aquí) que también contaba con platos para compartir. Su nueva carta se divide en cuatro apartados. El primero está dedicada a la Serranía de Cádiz y Jabugo. Hay jamón, queso de Grazalema y croquetas de jamón en medias ración o ración completa, y tostas de carne mechada, serranitos y chicharrones en ración.

Tras la Sierra está La Janda: aquí todos son raciones. Ensalada de tomate, ventresca de atún con pimientos asados, papas aliñás, ensaladilla rusa con gambón y melva, albóndigas de ternera y hamburguesa de retinto son las propuestas. La Bahía de Cádiz está representada por la fritura de pescado, pescado de lonja, boquerones rellenos de queso de oveja y melva, tortillitas de camarones, ortiguillas en tempura con aliolio de ajo negro, erizo de mar relleno de huevas de arenque ahumado, cazuela de gambones al ajillo y el guiso marinero del día. Salvo los boquerones, que se pueden pedir también en formato de media ración, y los erizos, que van por unidades, todo lo demás son raciones.

El cuarto apartado sale de fronteras gaditanas para homenajear a la cocina andaluza a través de salmorejos, flamenquines y lomo de ternera a la parrilla.

Con respecto a los precios, van desde los 4,50 que cuesta un erizo o los seis euros de la media de croquetas de jamón a los 23,50 del lomo de ternera o los 24 de la ración de jamón de Jabugo. La Tacita del Atlántico abre todos los días en horario de almuerzo y cena.

Más información sobre el Parador de Cádiz, aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome