El nuevo alojamiento, abierto en julio, cuenta también con un restaurante.

 

El pasado mes de julio abrió en Chiclana la Hacienda Soto -Hego Haizea, un alojamiento situado en un edificio de arquiectura mudéjar y con dos patios que se ha rehabilitado. En uno de los patios se diponen las habitaciones, con piscina privada y otra común principal, y en el otro una zona de restauración donde se ofrece una fusión de las gastronomías del País Vasco y de Cádiz, con platos, pintxos y una bodega con vinos «exclusivos».

La iniciativa es de Sonia Soto, «de corazón vasco y alma gaditana». Siempre ha veraneado en Cádiz, y aquí se ha establecido buscando un «cambio de viento». Por eso el establecimiento se llama Hego Haizea, que significa Viento del Sur, mientras que el nombre de Soto homenajea al padre de Sonia.

La gastronomía intenta «traer lo mejor del norte al sur y quedarme con lo mejor del sur».  En la carta, las tradicionales Gildas, tostas (de sardina ahumada con mermelada de tomate, y de jamón y parmesano con vinagreta, miel y mostaza), Hummus de pimientos asados y caballa, Pan bao de puntillitas, Huevos rotos con carne mechada y pimientos del padrón o Espárragos de Navarra con guisantes, entre otros. Asegura Sonia Soto que su oferta gastronómica es «única» en la provincia.

Más información sobre este establecimiento aquí. 

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz