Entreplatos trabajará los platos en lugar de las tapas, será uno de los primeros establecimientos de la provincia con olor corporativo propio y estará ubicado en el Centro Comercial El Ancla.

 

Jesús Matilla, propietario de Entrebares de El Puerto, abrirá en marzo Entreplatos en el Centro Comercial El Ancla. Será un establecimiento diferenciado. «Renovarse, arriesgarse o morir, una nueva vuelta de tuerca al concepto de la cocina con personalidad», explica el cocinero. No renuncia, indica, a seguir elaborando platos «divertidos y creativos».

Entreplatos tendrá una actividad constante. Abrirá para servir unos desayunos que contarán con variedad de panes, mermeladas caseras de temporada y un «muy buen café». Los almuerzos serán sentados y a base de platos, para compartir o individuales. Para ello, el establecimiento cuenta con una terraza amplia -para 18 ó 20 mesas-, una pequeña sala (5 ó 6 mesas) y una sala superior con cabida para unas 30 personas donde se pueden realizar celebraciones y catas.

Habrá un guiño a la cocina con algas, será muy marinera -aunque también habrá algún consuelo para los carnívoros- y habrá una buena selección de postres y también de vinos. De hecho, han creado una bodega a medida que acogerá a muchas referencias de vinos gaditanos y donde también tendrán cabida otras denominaciones de origen.

El cocinero habla de una evolución gastronómica hacia un concepto en el que tienen cabida las ostras gallegas, pero que no renuncia a ser «divertida y burlona». Adelanta alguno de los platos, como unos espaguetis de algas con rape, langostino y placton, arroz con carabinero, roca de cazón en tempura negra… Pero la estrella serán los calamares a la plancha con caviar de lenteja, guisado con la tinta del calamar. Serán productos de calidad y una cocina elaborada.

Ya por la tarde se servirán meriendas -con sus tartas- y también cocteles, y la jornada finalizará con el servicio de cenas.

Olor corporativo

El nuevo establecimiento cuidará también su presencia olfativa, y se convertirá en uno de los pioneros de la provincia en contar con un olor corporativo, que probablemente irá variando a lo largo del día. Se busca que transmita calidad y elegancia.

Aunque la idea no suena barata, el ticket medio no será tampoco muy elevado: unos 25 ó 30 euros, frente a los 20 o menos de Entrebares.

El nuevo establecimiento abrirá, como muy tarde, el 15 de marzo. Podría abrir antes, pero Matilla prefiere esperar a que se suavicen las restricciones derivadas de la pandemia.  Mientras, algunos de los platos se podrán ir probando en Entrebares, que hasta la apertura irá ofreciendo algunos para ver como funcionan. Al frente de este establecimiento se queda Verónica Martínez Hebilla, que lleva ocho años trabajando allí mano a mano con el cocinero. Para el nuevo local se contará con el personal de refuerzo con el que cuentan en verano, cuando aumenta la actividad.

Más información de Entrebares, aquí.

Pinchar para disfrutar de este chuletón