El restaurante El Tesoro de Tarifa, ahora regentado por el vizcaino Miguel Angel Pascual, ofrece momentos únicos como comer una chuleta de vaca con el Estrecho de Gibraltar como paisaje de fondo, tomar un aperitivo en medio de un viñedo situado en la montaña o contemplar como una manada de caballos comparte espacio con tu coche en el aparcamiento

 

Para llegar a El Tesoro hay que desviarse de la carretera nacional que va para Tarifa, después de pasar el cruce de Bolonia…eso si vienes desde Cádiz. A partir de ahi son unos tres kilómetros de serpenteante y enamorante carretera hasta llegar a lo alto de la montaña y encontrarte con el establecimiento. Por el camino, una antigua carretera construida por los militares situada en el parque natural del Estrecho, te puedes encontrar con sorpresas como unas cabras o unos caballos sueltos en busca de pastos…es la primera de las experiencias.

Pero el pequeño ascenso por una carretera que, aparte de unos cuantos baches, no ofrece más peligro yendo despacito, vale la pena al encontrarse con «el tesoro». El establecimiento es ya un veterano de la hostelería gaditana. Lo hizo famoso el hostelero Jesús Silva que lo regentó durante más de dos décadas. Las fotos de la terraza del sitio con la montaña en primer plano, las playas de Tarifa en medio, el mar y Africa de fondo han llenado muchos artículos y guías como una de las cosas que no hay que perderse en este triángulo de las maravillas más conocido por Cádiz.

Vistas desde la terraza de El Tesoro. Foto: Cosasdecome

Silva decidió dejarlo en el 2021 y un día, sentados tomando un vino en la terraza, con el Estrecho de fondo, le dijo «al vasco» que si quería tomar el testigo. El vasco es Miguel Angel Pascual Amorrosta, 65 años, cara de científico sabio y nacido en Zarátamo un pueblo de Vizcaya. No es un desconocido en la provincia de Cádiz, que conoce bien a fondo. Fue director de Radio Cádiz de la cadena Ser y ha sido uno de los organizadores de «Cádiz Bienmesabe«, una feria gastronómica de la provincia que tuvo lugar hace pocos meses en Jerez. Pascual es un hombre de mundo. Ha sido alto directivo de la cadena Ser y del grupo Prisa, los de El País, ha gerenciado equipos de fútbol como El Alavés y ha liderado proyectos en Hispanoamérica, pero reconoce que dentro de él «hay amores» como el de este establecimiento que le cautivó desde la primera visita. Pero además este vasco, que colecciona radios antiguas y que le gusta viajar en barco para relajarse, tiene genes «hosteleros». Su madre, Carmen Amorrosta, fue cocinera profesional. Su hijo recuerda especialmente sus callos «y su valentía, porque mi madre era una valiente». La misma valentía que tuvo su hijo cuando con 25 años montó un pub en la localidad vasca de Espejo. El sitio, La Kabaña, sigue funcionando como restaurante bajo la gerencia de dos hermanos de Pascual.

Miguel Angel Pascual en la viña que hay delante de la terraza. Foto: Cosasdecome

El Tesoro volvió a abrir a principios del verano de 2022. Pascual ha mantenido intacta la estética del sitio «porque ahí está su encanto. Lo único que hemos hecho ha sido restaurar el mobiliario y eso sí, hemos invertido bastante en mejorar el acceso al establecimiento». La terraza conserva unas preciosas mesas redondas coronadas con mosaicos de cerámica a las que se unen otras de madera. Hay capacidad para unas 80 personas, aunque en verano, en el que abren tanto al mediodía como por la noche, tan sólo se utiliza la terraza «porque todo el mundo quiere vistas». La casa es de piedra y los salones interiores, decorados con objetos antiguos y una chimenea también tienen su encanto para cuando llegue el frio. Pascual deja claro que «no doblamos las mesas, porque aquí la gente viene a estar, a tomarselo con tranquilidad y queremos que disfrute».

Así es la terraza de El Tesoro. Foto: Cosasdecome

Las mesas, otro de los tesoros de El Tesoro. Foto: Cosasdecome

El comedor interior de El Tesoro. Foto: Cosasdecome.

Para comandar el equipo de cocina está el cocinero David Carballo, de 45 años y con un historial con bastantes buenas reseñas ya que ha estado varios años en el conocido restaurante de Sevilla Joaquín Márquez, ya cerrado. Luego pasó también por El Panzón de Sevilla y ahora se encarga de las cocinas de El Tesoro. A su lado, como segundo, Habib Mahfud, un joven de origen saharaui.

La carta (verla aquí) no es muy grande y Pascual se ha traido la pasión por las brasas del País Vasco. Así la parte final de la comida la protagonizan cortes de vacuno y de cerdo ibérico pasados por las brasas, pescados también trabajados por el mismo método o atún. Traen también rodaballo «porque es un pescado que va muy bien en esta preparación». Atención a las papas fritas que acompañan a la parte carnívora que son de esas de manual: blandas por dentro y crujientes por fuera, finitas y adictivas.

Antes no faltan las papas aliñás o la ensaladilla, bautizada como «ukraniana» por aquello de un guiño al pueblo invadido por los rusos y hay también ensaladas con un guiño también al norte ya que llevan Piparras, un pimiento típico del País Vasco, y bonito en conserva. También vienen de arriba las anchoas «pero todo lo demás son productos de cercanía. Tratamos de comprar los productos aquí cerca en Tarifa. El pan es de la zona y lo mismo ocurre con la verdura o el atún evidentemente. »

Ronqueo virtual de un atún rojo

Tienen atún en tartar y también sirven el solomillo o la ventresca vuelta y vuelta. Fuera de carta suelen ofrece también un guiso de atún con una textura bastante conseguida. No falta tampoco algún guiño al «mojapán» como el rabo de toro o las gambas al ajillo y ofrecen steak tartar, aromatizado con alcaparras y cebolla, a la vieja usanza y un tartar de salmón.

Surtido de atún que lleva tartar, ventresca y lomo a la parrilla y un guiso. Foto: Cosasdecome

Se apuesta también por la materia prima cuidada con espárragos traidos de Navarra que se pasan por la plancha, unas alcachofas confitadas que se presentan con finas lonchas de jamón por lo alto y con un aceite de esos verde intenso o unos patés de perdiz o de morcilla.

Los vinos (ver aquí la carta completa) han sido seleccionados por el propio Pascual, que se confiesa un gran aficionado a este mundillo. «Es una selección personal en la que hay también vinos andaluces» señala.

Por la noche el restaurante ofrece también otra experiencia única, la de tomar una copa de vino con un aperitivo antes de cenar en unas viñas que hay delante de la terraza. Las mesas altas están metidas entre los árboles y si se llega a buena hora se puede ver el atardecer…otro tesoro.

Mesas situadas entre las viñas para tomar el aperitivo antes de cenar. Foto: Cosasdecome

Para el postre tarta de queso, trufas de chocolate o un sorbete de limón presentado en una original cesta realizada con la cáscara de unos limones.

El sorbete de limón se presenta de forma original.  Foto: Cosasdecome

A la vuelta, en el aparcamiento, te puedes encontrar con que unos caballos pastan junto a los vehiculos aparcados, mientras que Simba, el perro mastín de la casa, intente imponer su autoridad con un certero ladrido.

Un caballo pasea entre los coches en el aparcamiento de El Tesoro. Foto: Cosasdecome

Horarios, localización, teléfono y más datos de El Tesoro, aquí.

…Y además

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano