Mariposas en la barriga, el proyecto familiar de los Cañizares-Carracedo, es el primer obrador de tartas de queso artesanas de la provincia de Cádiz y se ubica en Conil. Cuentan con una oferta de más de medio centenar de especialidades diferentes de las que a diario elaboran una quincena.

 

 

Cuando hace unos cinco años las tartas de queso horneadas eran aún un producto poco conocido, la repostera Mariam Cañizares ya revolucionaba El Palmar en Vejer de la Frontera con sus primeras creaciones. Establecimientos como El Cartero o Homies adquirían estas tartas que empezaban a contar con numerosos adeptos. Hasta el punto que Cañizares, que se autodefine como «una auténtica friki y estudiosa de estos postres», decidió convertir estas elaboraciones en su modo de vida y en el de su familia. Así nació hace casi un año ‘Mariposas en la Barriga’, una cafetería obrador ubicada en Conil de la Frontera dedicada casi en exclusiva a las llamadas chesecakes, un término inglés, ahora de moda, que traducido resulta tarta de queso. Y que es la única pastelería de estas características de la provincia de Cádiz, dedicada casi en exclusiva a esta especialidad.  «Contamos en total con unas cincuenta variedades diferentes. A la semana suelo inventarme unas dos o tres nuevas, es mi gran pasión», revela la repostera que bautizó su negocio como Mariposas en el estómago «porque es la sensación que humildemente quiero despertar con mis tartas».

Tarta de queso horneada clásica de Mariposas en la Barriga. Foto cedida por el establecimiento

Tarta de queso horneada clásica de Mariposas en la Barriga. Foto cedida por el establecimiento

 

Es por ello que la carta de Mariposas es sumamente extensa. Aunque cuentan con creaciones fijas, divididas en tres grupos: las llamadas ‘tartas con carácter’ elaboradas con quesos de prestigio, las destinadas a los ‘más golosos’ que combinan con chocolates y galletas, y las cítricas donde hacen lo propio con frutas. En la primera de ellas se encuentran tartas como la de cabra payoya con miel de romero y confitura de higos, la de Idiazabal con miel de lavanda y piñones o la de torta del Casar. Entre las dedicadas a los más golosos la variedad es interminable: New York con frutos rojos, Oreo, galletas Lotus, Filipinos, Huesitos, Kit-Kat, pantera Rosa… Según explican desde la familia Cañizares Carracedo «son las que tienen más tirón». Además de incluir las chocolatinas en la parte superior del postre, las introducen en la propia tarta mezclada con un queso crema gallego de sabor suave. Por último, fruta de la pasión o limón con lemon curd, almendras y coco rallado son algunas de las creaciones que encabezan el apartado de cítricos.

Todas ellas se pueden adquirir tanto en porciones individuales, cuyo precio oscila entre 4,5 y 6 euros, o tartas en tamaño mini o familiar (que rondan entre los 30 y 50 euros) «El secreto de su éxito está en su proceso artesanal, la calidad de sus productos y en su sabor equilibrado que no las hace empalagosas», confiesa su creadora. Las tartas se pueden encargar para recoger o bien consumir in situ en la zona de cafetería con la que cuenta el local. En ella también se pueden disfrutar de desayunos con tostadas de diferentes tipos de pan, zumos y batidos naturales elaborados al instante, además de cookies, brownies y algunas tartas no queseras también fabricadas artesanalmente por los Cañizares Carracedo.

Más sobre Mariposas en la Barriga, aquí.

Y además…

Y aquí un video con los sitios más interesantes para desayunar en Conil: