Abre en Chiclana El Secreto, con el cocinero José Manuel Castro al frente de la cocina, con la idea de ofrecer comidas que disfrutar con tranquilidad.

 

Se llama El Secreto… pero, paradójicamente, lo enseña todo. Este nuevo restaurante chiclanero deja a la vista la cocina, e incluso su entrada es una lámina de cristal de 3 metros.

La iniciativa es de Lolo Lechugo, que ya ha tenido otros establecimientos hosteleros en Chiclana… incluyendo el que ocupaba antes este mismo local,  A la Brasa. El espacio ha sido totalmente renovado para iniciar esta nueva andadura. Además de esa cocina que queda a la vista, cuentan con terraza para unas siete mesas y una sala con unas veinte. La mayoría son bajas, porque en El Secreto se come a base de platos y la gente suele preferir las altas para el tapeo.

Y es que, según explica el jefe de cocina, José Manuel Castro, la idea es que la gente se siente tranquila a disfrutar de la comida. Castro, formado en la prestigiosa Escuela Hoffman, es barcelonés y ha trabajado -entre otros lugares- con José Andrés en Washington y Nueva York. Hace años asesoró a Lechugo para uno de sus proyectos, y nunca habían perdido el contacto.

La idea del cocinero es dar «un giro» a la gastronomía de Chiclana con platos elaborados «con los mejores productos que podamos traer» y «muy cuidados». Explica que nada viene ya elaborado de fuera. Habrá una carta de verano y otra de invierno, complementada con algunas sugerencias.

Tataki de atún lacado en salsa de ostras. Fotos cedidas

La primera carta con la que han empezado a funcionar incluye una selección de entrantes entre los que el cocinero destaca la Cecina de León, el Pan bao con pollo asado, salsa césar y lascas de parmesano, los Mejillones a la marinera o las Anchoas 00 con macedonia de verduritas de la huerta.

Después viene una selección de los 10 platos «favoritos del chef», como la Burrata caramelizada, pesto rojo, rúcula y piñones, el Ceviche de berberechos, dados de aguacate, lima, maíz y cebolla morada, o el Tataki de atún lacado en salsa de ostras.

El Secreto ofrece carnes con pedigrí.

Hay, además, dos paellas -de mariscos y al señorito- y una selección de carnes con pedigrí, como la angus o la rubia. Los postres, elaborados en el establecimiento, completan la oferta. Castro pone algún ejemplo, como el cous cous de cítricos con ortiguillas o el morrillo de atún con crema de celeri ahumada.

Para acompañar, una carta de vinos extensa y con mucha variedad, donde no falta un Vega Silicia o un vino de Chiclana. Aunque la mayor parte de la oferta es por botella, hay una selección de vinos para el copeo.

El Secreto tiene como lema «Soluciones gastronómicas», lo que anticipa los planes de la empresa de ofrecer catering en un futuro.

Más información sobre este establecimiento, aquí. 

Pinchar para disfrutar de este chuletón