Abre en San Fernando el freidor Real 109, que recupera la famosa receta del adobo que ponía El Deán. Guillermo Ramirez, que se encargó de freir el pescado en el mítico establecimiento casi dos décadas, será el encargado de las frituras. El negocio lo pone en marcha la pescadería Conejero, que era la que surtía de pescados a la antigua freiduría

 

El freidor Real 109 abrió sus puertas el sábado 16 de mayo a las ocho de la noche, y además con grandes colas de público para comprar.  Días antes realizaron las últimas pruebas de fritura de pescado y todo salió a la perfección. Juan Manuel Conejero (37 años) y Cristina Benitez (36) conocen bien el negocio. Su establecimento, la pescadería Conejero, situada en la calle Rafael Alberti, en San Fernando, se dedica, entre otras cosas a surtir de pescado a freidurías de la ciudad y era la que llevaba el pescado al mítico freidor de El Deán, que cerró el pasado año tras dos siglos de historia, en los que se hizo famoso, entre otras cosas por la forma excelente en que hacían el bienmesabe, la versión isleña del cazón en adobo.

El padre de Juan Manuel ya servía el pescado al freidor y su hijo siguió la tradición. De hecho llegó a interesarse incluso por reabrir el establecimiento pero las negociaciones no prosperaron. «Luego nos salió este local y pensamos que era un buen sitio para poner en marcha nuestro sueño, el de abrir una freiduría» señala este mayorista de pescados acabado de llegar de la lonja donde adquiere el género.

El día de la apertura se formaron largas colas para comprar pescado. Foto: Cedida por Santiago Colsa

Real 109 mantendrá todos los rasgos clásicos de los freidores. El establecimiento será sólo un despacho. No cuenta con barra para tapear, aunque si contará con una pequeña terraza de cuatro mesas para el que quiera sentarse a tomar el pescado recién salido del perol. Porque esa será otra de las características del nuevo freidor, que el pescado se freirá en un gran perol alimentado con gas, la misma técnica que se utilizaba en El Deán. «Es un perol con tecnología moderna. Tiene un termostato que hace que el aceite nunca supere los 180º. Utilizamos aceite de girasol altoleico, especial para frituras y tan sólo tendremos freidoras para los pescados más pequeños como las puntillitas que salen mejor en estos recipientes».

El espacio ha sido diseñado por Francisco de Asís Benitez, hermano de Cristina y con amplia experiencia en hostelería, y tiene el típico expositor cerrado con cristales para poner el pescado cuando sale de los peroles.

Servirán el pescado en cartuchos de papel de estraza, por peso y no falarán los grandes clásicos: bienmesabe, chocos, huevas o la pescada «aunque tengamos una pizarra en la que cada día habrá frituras fuera de carta y que serán del pescado fresco que tengamos en la pescadería. Queremos traer puntillas frescas de Sanlúcar o bacalao. Poquita cantidad y cuando se acabe se acabó, pero queremos potenciar el pescado fresco».

La primera carta del establecimiento.

En principo sólo tendrán pescado frito y unas aceitunas o unas zanahorias aliñás para acompañar, señala José Manuel «aunque más adelante queremos poner los fines de semana algún marisco cocido».

De la frituras se encargará toda una institución en el mundo de las freidurías de San Fernando, Guillermo Ramirez Mateos, que estuvo casi dos décadas como empleado en El Deán y que es un experto en el mundo del pescado frito. El se encargará de las perolas mientras que Cristina Benitez estará al frente de la atención al público.

El establecimiento abrirá todos los días menos los lunes. Estará abierto todos las noches de martes a sábados y de viernes a domingos también abrirá al mediodía. En principio el pescado tan sólo se podrá comprar para llevar o para tomar en las mesas situadas en la terraza si estas están libres.

Horarios, localización, teléfono y más datos de Real 109, aquí.

¿Quiere conocer la receta del bienmesabe de El Deán? puede leerla aquí.

La historia de El Deán aquí.

¿Quiere saberlo todo sobre el pescado frito? pinche aquí

La historia de los freidores, aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome